Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Los vendedores no logran satisfacer la demanda de portátiles para trabajar en EMEA

  • Negocios

portatil empleado digital

Ante los problemas que está causando la pandemia en la fabricación y la logística, la cadena de suministro de PC se ha visto muy afectada, y está habiendo dificultades para satisfacer la demanda de equipos. Esto ha tenido un impacto en las cifras del primer trimestre de 2020 en la región de EMEA, donde el mercado se ha contraído en estos primeros meses.

Con un total de 16,4 millones de unidades vendidas en el primer trimestre de 2020, el mercado de PC tradicional descendió un 3,1% en la región de Europa, Medio Oriente y África (EMEA). Esto abarca tanto PC de escritorio como portátiles y estaciones de trabajo, que en los primeros meses del año han tenido un comportamiento desigual. Mientras que el mercado de equipos de trabajo creció un 0,7% interanual, el de equipos de consumo ha descendido un 8,5% en estos meses, impulsando el mercado a la baja.

Europa Occidental, que es la subregión principal de este mercado, ha descendido un 1,2% en general con respecto al primer trimestre de 2019. Esto se ha debido a un aumento del 3% en el segmento comercial, que no ha podido compensar el fuerte descenso del 8,9% en las ventas de equipos de consumo. En el sector comercial, los equipos de sobremesa se han visto menos afectados por los problemas de la cadena de suministro, y han logrado crecer un saludable 6,3% interanual en los primeros meses del año. Esto se debe a que su modularidad ha permitido cubrir con más facilidad la demanda de componentes para su montaje, y al impulso residual de actualización de viejos equipos con Windows 7.

Recomendados: 

WEBINAR >> Teletrabajo: productividad, flexibilidad y seguridad a pleno rendimiento Registro 

WEBINAR >> Autenticación y gestión de identidades, el nuevo perímetro de seguridad Registro

Mientras tanto, el segmento de equipos portátiles de trabajo se ha visto mucho más afectado por el recorte del suministro de piezas desde las fábricas de China. Los expertos señalan que, a pesar de ello, se ha producido un crecimiento interanual del 0,9%, debido a la demanda de equipos para el trabajo y el estudio remoto. Pero, a medida que ha ido avanzando la crisis, los proveedores de componentes y equipos portátiles de China han ido sufriendo un mayor bloqueo, limitando la capacidad la cadena de suministro para satisfacer la demanda de portátiles comerciales.

Según comentó Liam Hall, analista de investigación senior de IDC Western Europe Personal Computing, “los impactos logísticos de COVID-19 también continúan obstruyendo la cadena de suministro. Con los vuelos de pasajeros casi paralizados, los fabricantes de equipos originales tienen que sustituir los envíos de carga aérea por mar y, cuando sea posible, ferroviario, lo que aumenta los plazos de entrega e impacta su capacidad para abordar las grandes reservas que han aumentado como consecuencia de la mayor demanda”.

Por otro lado, los consumidores que necesitan renovar equipos están optando cada vez más por los portátiles, lo que ha impactado directamente en el mercado de componentes y equipos montados, que está sufriendo una importante rotura de stock. Esto tiene un gran impacto en las cifras generales del mercado, que no han podido ser compensadas por el mejor comportamiento del mercado profesional.

En cuanto a la subregión de Europa Central y del Este, Medio Oriente y África (CEMA), todos los sectores TIC han tenido grandes problemas durante el primer trimestre. Como en otros mercados, los consumidores han priorizado la adquisición de formatos móviles para trabajar o estudiar, como ordenadores portátiles y tabletas, contribuyendo a sobre saturar la demanda. De esta región, el mercado de PC tradicional de Europa Central y Oriental (ECO) registró una disminución del 3,1% con respecto al año anterior, y aquí la demanda de los consumidores también ha sido la más perjudicada por la situación de la cadena de suministro (-8,2% interanual). Por su parte, la demanda comercial experimentó un crecimiento del 4,2% en la demanda, gracias a determinados planes de renovación públicos y corporativos de cierta importancia.

Finalmente, la región de Medio Oriente y África (MEA) sufrió las mayores pérdidas porcentuales durante el primer trimestre del año. Como señaló Nikolina Jurisic, Gerente de Producto de IDC para EMEA, la región de MEA “no pudo sostener ningún crecimiento y se contrajo 10,8% año a año. Los mercados de toda la región se han visto gravemente afectados no solo por las restricciones en la cadena de suministro, sino también por los precios del petróleo. El segmento comercial fue el más afectado, con una contracción del mercado del 13,7% interanual, mientras que el segmento de consumo registró una disminución de 7,9% año a año”.

En cuanto a los proveedores, las posiciones se mantuvieron en el ranking general durante los tres primeros meses del año, y las tres principales firmas acapararon el 69,6% del volumen total del mercado, aumentando ligeramente su cuota desde el 69% registrado en el primer trimestre de 2019. El líder de EMEA siguió siendo HP, con una participación del 26,6%, a pesar de que sufrió una disminución general de las ventas del 11,3% en esos meses. La segunda posición fue para Lenovo, con un 26,4% de cuota y un crecimiento del 5,9% en los envíos.

En tercer lugar quedó Dell, con un 16,6% de participación u un aumento del 7,8% en los envíos, gracias a que sus ventas están muy relacionadas con el segmento comercial. Cabe mencionar el crecimiento del 3,1% de Asus, que había estad registrando caídas consecutivas de sus ventas en EMEA desde hace 12 trimestres. Gracias a ello ha logrado retener el 7% del mercado regional. Finalmente, los expertos de IDC destacan la caída interanual del 10,4% de la firma Hacer, que ha quedado en quinta posición con un 6,5% de cuota de mercado.