Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El uso de soluciones antipiratería se dispara durante la pandemia

  • Negocios

pirateria hacker

Con tantas personas encerradas en sus casas el consumo de contenidos pirata ha aumentado a niveles pocas veces vistos, y la industria de transmisión de contenidos está tratando de ponerle freno. Para ello están aumentando el uso de soluciones antipiratería, un mercado que el año que viene podría tener un valor de 172 millones de dólares.

La lucha contra la piratería de contenidos con derechos de autor se está recrudeciendo, ya que la pandemia ha llevado a millones de personas en todo el mundo a quedarse en sus hogares, lo que ha incrementado el consumo de contenidos pirateados a través de Internet. Para combatir esto, los proveedores de internet, telecomunicaciones y plataformas de difusión de contenidos están poniendo toda la carne en el asador, lo que supone recurrir a herramientas para monitorizar y hacer un seguimiento de la piratería digital.

Recomendados: 

WEBINAR >> Teletrabajo: productividad, flexibilidad y seguridad a pleno rendimiento Registro 

WEBINAR >> Autenticación y gestión de identidades, el nuevo perímetro de seguridad Registro

Según un reciente estudio elaborado por ABI Research, se calcula que más del 17% de todos los emisores de contenido a través de Internet a nivel global transmiten vídeos ilegalmente. Como resultado de esta tendencia, las empresas implicadas en esta industria están recurriendo cada vez más a soluciones antipiratería, cuyo uso está aumentando rápidamente desde que comenzó la crisis del COVID-19. Los analistas prevén que este año el mercado de soluciones de seguridad de contenido alcanzará un valor de unos 1.900 millones de dólares. De ellos, las soluciones antipiratería representarán un total de 172 millones en 2021, una cifra que podría ascender hasta unos 229 millones en 2024, un 10% del total de ingresos del mercado de seguridad de contenido.

En opinión de Khin Sandi Lynn, analista de la industria en ABI Research, a medida que los proveedores invierten más en las licencias necesarias para emitir contenido premium y en las tecnologías asociadas para capturar más clientes, se justifica más la inversión en soluciones antipiratería. Comentó que “a pesar de estos esfuerzos para mantener y obtener suscriptores, los proveedores de servicios se enfrentan cada vez más a la piratería de contenido. De hecho, hay una gran cantidad de formas de ver ilegalmente contenido de video, lo que está causando que los proveedores de servicios no solo pierdan millones de suscriptores cada año, sino que también pierdan miles de millones en ingresos potenciales”.

Esta situación ha sido denunciada por los principales responsables internacionales de la lucha por la propiedad intelectual, especialmente en el campo de difusión audiovisual, que cifran las pérdidas de los proveedores de contenido, sólo en Europa, en unos 941 millones de euros en el último año, y en 4.000 millones de dólares en Estados Unidos. Y estas cifras están aumentando significativamente durante la pandemia, lo que está impulsando un mayor esfuerzo por parte de los proveedores.

Según comentó Lynn, “el uso compartido de contraseñas y credenciales, el intercambio de archivos a través de Internet y la compra de cajas de transmisión ilegales son solo algunas de las formas en que los consumidores actualmente están saqueando contenido de video”. A pesar del uso de sistemas de protección del contenido como DRM, y de control de acceso, los piratas también están logrando evolucionar sus estrategias y tecnologías para violar estos sistemas.

Finalmente, Lynn dijo que “los proveedores de servicios de video necesitan contar con toda una plataforma para asegurarse de que el contenido esté asegurado de extremo a extremo. La integración de CAS, DRM y las asociaciones contra la piratería para su seguimiento, la monitorización de estas actividades y la respuesta frente a ellas son necesarias para cambiar el rumbo de la piratería de video”.