Las empresas de biología sintética proporcionan modelos de I+D como servicio

  • Negocios

Sanidad laboratorio

El campo de la biología sintética abarca productos destinados a muchos ámbitos y las empresas del sector están adoptado nuevos modelos comerciales para abordar un mercado cada vez más diversificado. Uno de ellos es RDaaS (Research&Development-as-a-Services), que permite ofrecer a sus clientes servicios específicos para acelerar el desarrollo y la llegada al mercado de nuevos productos.

Recomendados: 

Atención pública al ciudadano: hacia una relación de 360 grados Evento

España en la era post-COVID: TI para transformar el negocio Leer 

Las empresas dedicadas a la biología sintética están ampliado su campo de actuación, diseñando y fabricando productos biológicos innovadores para empresas de diferentes industrias, como la sanitaria, la farmacéutica, la de consumo o la química, entre otras. Para dar servicio a un volumen cada vez mayor y más diversificado de clientes están adoptando nuevos modelos de negocio que se adaptan mejor a las necesidades de cada empresa.

Uno de ellos es RDaaS (Research&Development-as-a-Service), con el que ponen a disposición de sus clientes recursos de investigación y desarrollo que les permiten acelerar la creación y el lanzamiento al mercado de nuevos productos biológicos específicos para su sector. Según los investigadores de GlobalData, en los próximos años el mercado de RDaaS va a expandirse en el contexto de las empresas de biología sintética.

La analista de tecnología disruptiva de GlobalData responsable de este informe, Sanchari Chatterjee, explica que “en lugar de apuntar a una industria específica, RDaaS permite que las empresas de biología sintética sigan un modelo de negocio horizontal para servir a una gran cantidad de industrias”. Afirma que “estas empresas diseñan un sistema biológico novedoso, respaldado por algoritmos de aprendizaje automático, que desbloquea un inmenso potencial para acelerar el tiempo de comercialización de los productos recientemente desarrollados”.

En este documento destaca los esfuerzos de varias empresas de biología sintética que ofrecen RDaaS para competir con soluciones específicas de la industria, que van desde la farmacia a la cosmética o la alimentación. Una de ellas es la estadounidense Ginkgo Bioworks, que combina las capacidades de fermentación y edición del genoma para avanzar en el modelo RDaaS. Con este modelo está apoyando a la startup Motif FoodWorks, surgida de la anterior, a descubrir y desarrollar nuevas proteínas de origen vegetal. Y destaca la colaboración de Ginkgo con Roche para el desarrollo de medicamentos contra las bacterias resistentes a los antibióticos.

Otro ejemplo es la plataforma de biotecnología británica Synthace, que ofrece la posibilidad de utilizar aplicaciones de I+D en muchas verticales, como la atención médica para biofarmacéuticos y terapias génicas, bioprocesamiento de ingredientes y productos químicos para probar las propiedades estructurales de los biopolímeros de nueva generación. También ha ayudado a la farmacéutica francesa Ipsen a producir nuevos bioterapéuticos y a la estadounidense Formulatrix a sintetizar proteínas.

Por último, destacan la empresa Amyris, que utiliza la fermentación para crear bioingredientes para la industria de consumo, tanto para alimentación como para cosméticos. Mediante su asociación con Ingredion ha logrado sintetizar edulcorantes fermentados y ha colaborado con empresas como Biossance, Pipette y Purecan para fabricar ingredientes internos a partir de levadura modificada genéticamente.

Como conclusión, Chatterjee dice que “en el futuro, a medida que la biología sintética pase de un enfoque tradicional de las ciencias de la vida a una tecnología convencional más orientada a los negocios, RDaaS podría usarse para explorar ingredientes sostenibles y previamente inaccesibles para múltiples negocios centrados en el consumidor y convertirlos en una realidad en el mercado”.