Los sistemas de pago en vehículos serán habituales en cinco años

  • Negocios

coche conectado

El progreso de los medios de pago digital está alcanzando el ecosistema digital de los nuevos vehículos conectados, y en los próximos años no hará falta usar el móvil para pagar ciertos servicios desde el coche. Según los expertos, para el año 2026 el volumen de pagos realizado directamente con los sistemas del vehículo superará los 4.700 millones de dólares, lo que abre nuevos mercados tanto para los fabricantes como para los proveedores de pagos y los prestadores de servicios al conductor.

Recomendados: 

Atención pública al ciudadano: hacia una relación de 360 grados Evento 

IT Trends 2021. Asimilando la aceleración digital Leer 

Los fabricantes de automóviles están evolucionando sus nuevos coches conectados integrando nuevas plataformas digitales, entre las que se incluye el pago desde el vehículo, sin recurrir a dispositivos como los smartphones. La integración de capacidades de pago dentro del propio sistema de a bordo está generando gran interés entre los consumidores, que aprecian la facilidad que ofrece para el pago del estacionamiento regulado, el combustible y otros servicios vinculados al uso del coche.

Los investigadores de Juniper Research han evaluado las posibilidades de este mercado emergente, y pronostican que para el año 2026 el volumen de pagos realizados desde el vehículo superará los 4.700 millones de dólares en todo el mundo. Este año esperan que la cifra sea de 87 millones, lo que muestra el gran potencial de crecimiento (5.300%) de esta forma de pago y de las tecnologías vinculadas a ella.

Esto se logrará gracias a la mayor colaboración entre la industria del automóvil y el resto de actores implicados, y a los esfuerzos de los fabricantes por modernizar la tecnología digital a bordo. En los próximos años se esforzarán por acabar con la fragmentación que hasta ahora ha lastrado el desarrollo de muchos servicios al conductor, y para adoptar el pago en vehículos trabajarán con los proveedores de pagos, que también están muy interesados en aprovechar este mercado emergente. Como consecuencia, los expertos prevén una gran actividad de fusiones y adquisiciones en el ámbito de las plataformas de pago.

A nivel regional, el mercado con más potencial en estos próximos cinco años será Norteamérica, que se espera que acapare el 42% del volumen de pagos en vehículos para 2026. Esto se debe a la gran base que existe actualmente de vehículos habilitados para ello, y a que se está impulsando una mayor colaboración entre los actores implicados en la región. Y, para incentivar el uso de estos medios de pago entre los consumidores se están desplegando estrategias de recompensa y esquemas de lealtad. El principal motor de uso del pago en vehículos será la adquisición de combustible, que supera en oportunidades y frecuencia al pago del estacionamiento regulado y a otros servicios de a bordo. Según los investigadores, para 2026 representará el 48% del volumen de transacciones realizadas desde los vehículos.

Para capitalizar las grandes oportunidades que ofrece este nuevo mercado los expertos recomiendan a las diferentes partes interesadas que vean las posibilidades que hay más allá del combustible convencional y la carga de vehículos eléctricos. Afirman que hay mucho mercado que explotar en servicios como el pago de bebidas o de comida rápida, que en los países desarrollados cuenta con un ecosistema muy extendido de establecimientos pensados para la recogida desde el vehículo. Y creen que habilitar el comercio por voz será clave para incentivar el crecimiento del mercado, así como la exploración de nuevos servicios susceptibles de ser disfrutados y abonados desde el propio vehículo, tanto en el ámbito personal como en el transporte comercial.