Fracasan los modelos de suscripción en los vehículos conectados

  • Software y Apps

coche conectado

Los servicios de infoentretenimiento para vehículos conectados tratan de establecer un modelo de negocio que convenza a los usuarios, y han optado inicialmente por la suscripción. Pero los resultados no están siendo los esperados y los fabricantes OEM se están viendo obligados a replantearse su estrategia para aprovechar la oportunidad que generará la expansión de los coches conectados en los próximos años.

Desde que comenzaron a utilizarse sistemas de entretenimiento en los vehículos personales la tecnología ha evolucionado mucho, y ahora existe una gran variedad de servicios disponibles para los conductores y pasajeros. En un principio los fabricantes de dispositivos como reproductores independientes o consolas multimedia integradas se centraban en ofrecer capacidades de audio y vídeo, pero actualmente los vehículos cuentan con conectividad a redes móviles, localización GPS y sistemas operativos centrados en el infoentretenimiento, cada vez más parecidos a los que se utilizan en los smartphones y otros dispositivos inteligentes.

Toda esta tecnología tiene un elevado coste, y los fabricantes están buscando nuevas formas de rentabilizarla para seguir ofreciendo una propuesta de valor a los clientes sin elevar excesivamente el coste de los vehículos. Hasta el momento se habían centrad en modelos de suscripción a servicios conectados, aprovechando la creciente demanda de coches con estas capacidades. Según ABI Research, más del 73% de los nuevos vehículos que llegarán al mercado en 2027 (unos 70 millones) tendrán conectividad integrada. Pero os expertos creen que solo el 43% de ellos contarán con una suscripción activa a servicios de infoentretenimiento.

Maite Bezerra, analista de investigación automotriz y de movilidad inteligente de ABI Research comenta que “la adopción de la conectividad de vehículos integrados está aumentando constantemente y está destinada a ser omnipresente entre los vehículos nuevos en los mercados clave a lo largo de esta década”. Pero la mayoría de las conexiones activas actualmente corresponden a servicios esenciales de telemática, y no a servicios de entretenimiento e información. Según Bezerra, estos están tratando de abrirse camino, pero la tasa de cancelación de suscripciones tras el período de prueba está en torno a un 90%.

ABI Research calcula que este año el 53% de los nuevos vehículos enviados al mercado contarán con conectividad móvil y, de ellos, más del 83% incluirá sistemas de información y entretenimiento conectados, atendiendo a la demanda de los clientes. Pero, de todos los coches que integrarán sistemas de infoentretenimiento conectados este año, solo un 24% tendrá una suscripción activa, y el 10% de ellos no generarán ingresos para los fabricantes de vehículos conectados, ya que estarán en período de prueba gratuita.

Teniendo esto en cuenta, Bezerra afirma que “el modelo de ingresos por suscripción de infoentretenimiento no produce resultados financieros para los fabricantes de automóviles, ya que los consumidores ven poco valor en las suscripciones de infoentretenimiento integradas”. El motivo es que el modelo actual simplemente trata de emular los servicios que ya tienen disponibles en sus propios smartphones, pero ni siquiera logran proporcionar una experiencia de usuario lo suficientemente satisfactoria. Por ello ello, Bezerra dice que “los fabricantes de automóviles están buscando reemplazar el modelo de ingresos basado en suscripciones con aplicaciones de monetización, características de vehículos bajo demanda o nuevas capacidades innovadoras como publicidad y pagos en el vehículo”.

Y muchos fabricantes están mirando con buenos ojos la integración de sistemas operativos como Android Automotive, que muchos consideran una estrategia clave para ganar popularidad entre los clientes potenciales. Pero los expertos consideran que la implementación no se ha perfeccionado lo suficiente y la aceptación de Google Automotive Services está siendo inferior a la esperada, a pesar de que ofrece tres años de suscripción gratuita. El motivo parece ser que el proceso de autentificación e incorporación de clientes es farragoso, lo que genera incomodidad y una mala experiencia para los usuarios principales y los pasajeros ocasionales.

La realidad es que los fabricantes de vehículos se están viendo obligados a integrar sistemas de infoentretenimiento conectados en sus nuevos coches, casi en todas las gamas, pero la monetización de estos servicios sigue sin estar clara. Bezerra explica que estas tecnologías serán esenciales en todos los automóviles, pero los fabricantes necesitan replantear su estrategia para rentabilizar esta tecnología.