Los coches conectados se sobreponen a la escasez de semiconductores

  • Negocios

coche conectado

Aunque la industria de automoción está sufriendo por la escasez de semiconductores, las ventas de vehículos conectados están recuperándose, con previsiones de crecer un 20% este año. El cambio de año ha marcado un antes y un después en el mercado de coches conectados, que en 2021 ha comenzado a crecer, con cifras inesperadas para la industria.

Recomendados: 

IT Trends 2021. Asimilando la aceleración digital Leer 

Asegurando la calidad del dato con Data Quality Leer 

El año pasado las ventas de coches cayeron un 15%, un descenso que finalmente fue menor de lo que esperaban los expertos hasta el tercer trimestre del año, que veían en la pandemia un factor nefasto para el negocio. Pero en los últimos meses los consumidores comenzaron a incrementar la demanda, mitigando la caída que venía produciéndose desde principios de año, pillando por sorpresa a los fabricantes y a sus proveedores. Este ha sido uno de los motivos de la actual escasez de semiconductores en la industria automotriz, pero este problema no ha logrado empañar las cifras de principios de año, especialmente en lo que se refiere a los coches conectados.

Según la última investigación de mercado de ABI Research, en el primer trimestre de 2021 las ventas de coches conectados han vuelto a crecer, y se espera que este Año aumenten de nuevo un 20% con respecto al año pasado, con previsiones de seguir creciendo a una CAGR del 10,4% entre 2020 y 2026. En opinión de Maite Bezerra, analista de investigación automotriz y de movilidad inteligente en ABI Research, “anuncios como la asociación entre Hyundai y Nvidia para estandarizar la experiencia de infoentretenimiento basada en inteligencia artificial en toda su flota, la Hyperscreen MBUX de Mercedes, el iDrive 8 de BMW y el Modelo S de Tesla con diez teraflops de potencia de procesamiento para una experiencia de juego superior demuestran que las tecnologías de vehículos conectados que dará forma a la industria automotriz en 2021 y más allá”.

Afirma que esto generará nuevas oportunidades para todos los integrantes del ecosistema de vehículos conectados, pero especialmente para los proveedores de chipsets, como Nvidia, Qualcomm, Xilinx y NXP, responsables de las plataformas más potentes de la industria, capaces de manejar las capacidades de conectividad e inteligencia artificial de los vehículos del futuro. Sus previsiones son que los envíos de vehículos con sistemas de infoentretenimiento aumentarán un 23% este año, recuperando rápidamente los niveles prepandémicos, especialmente por la contribución de los mercados emergentes.

Mientras tanto, los ecosistemas tecnológicos para los vehículos conectados, basados en sistemas operativos ampliamante extendidos, como Android, están ganando posiciones, y se espera que su penetración entre los vehículos en producción se multiplique por más de dos entre 2023 y 2024. Esto se debe a la cercanía que existe entre las tecnologías que gobiernan las plataformas móviles y la idea que tiene la industria y los propios consumidores de lo que deberían ser las tecnologías digitales a bordo de los coches.

Aunque Bezerra afirma que “debido a la recuperación de la demanda más rápida de lo esperado, la industria automotriz tiene un desafío importante que superar en 2021”. El cierre de fábricas que se produjo el año pasado y la escasez de componentes fundamentales para los coches conectados, como es el caso de los semiconductores para la industria automotriz, está lastrando un mercado que podría tener mucho más crecimiento. Pero la pandemia ha causado estragos en esta industria, y ahora los fabricantes deben replantearse su estrategia con sumo cuidado.

Por otro lado, aunque el modelo de suscripción a servicios digitales no termina de convencer a la industria y a los consumidores, y todavía no ha demostrado ser rentable, los mercados de datos de sensores, las actualizaciones vía OTA y el comercio desde dentro de los vehículos generan grandes oportunidades a los fabricantes y proveedores de servicios. Y los expertos creen que uno de los pilares del negocio se encuentra en los nuevos modelos comerciales que proporcionan estos enfoques, más allá de las suscripciones, que no convencen a la mayoria de clientes. La idea que se está propagando es que estos mercados pueden ayudar a los OEM a pasar de una relación transaccional a una monetización continua de la plataforma, a lo largo de todo el ciclo de vida del vehículo.

Aunque Bezerra dice que “sin embargo, para aprovechar el potencial de esas oportunidades, los OEM deben ofrecer una experiencia de usuario más atractiva que la duplicación de teléfonos inteligentes, lo que les permitirá aumentar los puntos de contacto con sus sistemas integrados. Tesla, Mercedes-Benz, Volvo / Polestar, Harman, Visteon y Aptiv son ejemplos de OEM y Tier Ones que invierten mucho en la diferenciación”.