La guerra de Ucrania causará un impacto a largo plazo en los mercados TIC

  • Negocios

Descenso

Las últimas investigaciones realizadas por la consultora IDC muestran que la guerra de Rusia contra Ucrania va a tener un impacto importante y prolongado en los mercados TIC globales. Esta situación está llevando a las empresas a reevaluar sus inversiones en tecnología, y también provocará cambios en los modelos de consumo y financiación, y afectará a los tipos de interés y a la cadena de suministro.

Recomendados: 

Reconstruir el comercio minorista con una base digital Leer

CUSTOMER EXPERIENCE: Territorio digital Leer 

Los efectos de la guerra que ha iniciado Rusia contra Ucrania se están dejando sentir en casi todos los mercados, y el de tecnologías de la información y las comunicaciones no es una excepción. Según una investigación realizada por la consultora IDC, este conflicto está causando mucha inestabilidad económica y pone en riesgo el funcionamiento de la cadena de suministro de tecnologías, que actualmente está tratando de recuperarse del impacto de la pandemia. A esto se suman las sanciones y bloqueos contra Rusia impuestos por muchos países, que contribuyen a la inestabilidad del sector TIC.

En su artículo, Andrea Siviero, directora asociada de investigación de European Customer Insights & Analysis, en IDC, explica que “el escenario geopolítico en evolución indudablemente afectará la demanda global de TIC en los próximos meses y años. Una nueva Encuesta Global CIO Quick Pulse de IDC encontró que más de la mitad de los encuestados están reevaluando sus planes de gasto en tecnología para 2022, y el 10 % espera fuertes ajustes en sus planes de inversión en TIC”.

Lógicamente, se espera una fuerte caída del gasto TIC en los dos países protagonistas de este conflicto, mientras que en el resto del mundo las consecuencias para el mercado son más limitadas. IDC indica que Ucrania y Rusia solo suman un 5,5% del gasto TIC de toda Europa, y un 1% a nivel mundial. Pero, más allá de su papel en la industria y el mercado, esta guerra va a tener efectos negativos en las cadenas de suministro y en la economía mundial, que van a acabar afectando al mercado TIC.

Para dar una guía sobre lo que se puede esperar para los próximos años, IDC ha elaborado una lista con las consecuencias más importantes que prevén para el mercado de las tecnologías de la información y las comunicaciones en los próximos años.

Cambios en la demanda tecnológica

Los expertos prevén que la demanda combinada de tecnologías por parte de Rusia y Ucrania caerá a tasas de dos dígitos como consecuencia de este conflicto y de las sanciones económicas impuestas a Rusia. En contraposición, esperan que en Europa Occidental la demanda podría aumentar, gracias en parte a u aumento del gasto en tecnologías de defensa y seguridad. Pero los expertos prevén que se producirán importantes fluctuaciones en la demanda TIC global a lo largo de este año y más allá.

Coste energético e inflación

Uno de los sectores que más está sintiendo el impacto de esta guerra es el de la energía, que está experimentando un aumento de precio y una mayor incertidumbre sobre la capacidad de suministro en Europa. Esto está llevando a los países más dependientes de la energía proveniente de Rusia a reevaluar su estrategia energética. Y las empresas también se verán afectadas por el mayor coste, lo que probablemente repercutirá en sus estrategias de gasto tecnológico.

Reubicación de habilidades e infraestructura

En el panorama de economía globalizadas muchas empresas han abierto sucursales en Ucrania y, sobre todo, en Rusia. Pero con este conflicto se está produciendo un éxodo de trabajadores y empresas hacia otras regiones, que ya se está viendo en sectores como el de los desarrolladores de software. El traslado de activos físicos y humanos continuará en los próximos meses y las empresas ya están considerando hacer cambios permanentes para huir de las consecuencias de tener instalaciones y personal en los países implicados en este conflicto.

Disponibilidad de crédito y efectivo

A raíz de las sanciones internacionales impuestas contra Rusia la disponibilidad de crédito extranjero en el país ha caído, y se están creando perdidas potenciales provenientes de los créditos emitidos por países de la UE a empresas rusas. Estas ya no tienen acceso a estos fondos y los expertos de IDC pronostican que esto impactará directamente en el gasto en nuevas tecnologías, especialmente a corto plazo. Además, la disponibilidad de efectivo está en grave riesgo en Rusia, y los consumidores están reduciendo rápidamente el gasto en TIC.

Problemas en la cadena de suministro

Las sanciones contra Rusia están bloqueando el suministro de componentes tecnológicos en el país, y los investigadores creen que donde más se dejará sentir este impacto es en el suministro de semiconductores, dado que Ucrania y Rusia son importantes proveedores de materiales como el gas neón, el paladio y C4F6, que se utilizan en la fabricación de chips. Por el momento los problemas en la cadena de suministro no son muy destacables, pero se espera que se agraven con el paso de los meses, algo que dependerá del rumbo que tome el conflicto.

Fluctuaciones en los tipos de cambio

Tras la invasión de Ucrania y las consiguientes sanciones occidentales, el precio del rublo se ha desplomado, encareciendo significativamente las importaciones de equipos y servicios de TI. Muchos proveedores han abandonado el mercado ruso, y los expertos pronostican que la imposibilidad de actualizar la tecnología ocasionará importantes fallas en infraestructuras de computación y telecomunicaciones. Pero estos problemas no solo afectan a Rusia, ya que otras monedas como el Euro están sintiendo el impacto de la inestabilidad económica.

A un mayor plazo, los investigadores creen que se producirán otros impactos en la economía mundial, como el aumento en la volatilidad de los mercados de valores y de la especulación del mercado. También alertan de un mayor riesgo de ciberataques y de una gran escalada en la guerra cibernética, buscando interrumpir los entornos de puesta en marcha tanto en Rusia como en Ucrania, y se anticipa la creación de nuevas alianzas comerciales y científicas que sustituirán a las que se han roto a consecuencia del conflicto armado.

En las conclusiones de este informe, Philip Carter, vicepresidente del grupo de Worldwide Thought Leadership Research, en IDC, dice que “dada la naturaleza fluida del conflicto, IDC recomienda que las empresas identifiquen los eslabones débiles en su ecosistema de cadena de valor, desarrollen estrategias ágiles de cadena de suministro y creen planes de acción que les permitan anticiparse y reaccionar ante una variedad de movimientos disruptivos del mercado”.