Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La escasez de talento es la mayor preocupación de las organizaciones

  • Puesto de trabajo

trabajadores-jovenes-futuro

El avance digital en las empresas se enfrenta a una importante carencia de profesionales cualificados para trabajar con las tecnologías emergentes. Según informa la consultora Gartner, como resultado de esta situación, las organizaciones perciben que la escasez de talento se ha convertido en el principal riesgo emergente de cara a los próximos años.

En la anterior edición de la Encuesta de Riesgos Emergentes, que data del tercer trimestre de 2018, la consultora Gartner comprobó que las organizaciones situaban la escasez de talento en la tercera posición del ranking de riesgos. Pero en la última edición, elaborada en el cuarto trimestre de 2018, las organizaciones han situado mayoritariamente la escasez de profesionales cualificados en primer lugar, constatando el grave problema de falta de trabajadores especializados que se está viviendo en el ámbito de las empresas.

El avance de las tecnologías digitales está sucediendo más rápido que la formación en los nuevos campos tecnológicos, en una tendencia que se está agravando con el tiempo, y que se ha convertido en un serio problema a nivel mundial. En la encuesta, para la que se ha entrevistado a 137 ejecutivos senior, la escasez de talento ha superado por primera vez a otros riesgos, como la “aceleración de la regulación de la privacidad”, o la “computación en la nube”, que fueron los líderes de la clasificación en la anterior edición de la encuesta.

Según dijo Matt Shinkman, líder de prácticas de riesgos en Gartner, “Las organizaciones enfrentan enormes desafíos debido al ritmo del cambio comercial, acelerando las regulaciones de privacidad y la digitalización de sus industrias. Un denominador común aquí es que abordar estos desafíos empresariales principales implica la contratación de nuevos talentos que son increíblemente escasos”.

Concretamente, el 63% de las personas entrevistadas dijo que la escasez de talento es una preocupación clave en su organización, especialmente los provenientes de sectores como el financiero, la industria manufacturera, los servicios al consumidor, el gobierno y las organizaciones sin ánimo de lucro, el comercio minorista y el sector hostelero.

Para enfrentarse a este riesgo, que puede reducir sustancialmente la competitividad de las empresas y su adaptación a la nueva realidad digital, Gartner recomienda centrarse más en la capacitación del personal existente que en la contratación externa, aplicando además estrategias de minimización de riesgos en cuanto a la escasez de talento en las áreas más importantes.

Según indicó Shinkman, “Las organizaciones enfrentan esta crisis de talento en un momento en que ya se enfrentan a los riesgos que se ven agravados por la falta de experiencia adecuada. Las estrategias de contratación anteriores para hacer frente a las interrupciones del talento son insuficientes en este entorno, y los administradores de riesgos tienen un papel clave que desempeñar en la colaboración con Recursos Humanos en el desarrollo de nuevos enfoques”.

Las principales preocupaciones que tienen las organizaciones actualmente, según este estudio de Gartner, siguen incluyendo la aceleración de la regulación de la privacidad, que impone una serie de serios condicionantes en la adopción de tecnologías digitales y nuevos modelos de negocio. Esta cuestión ha ocupado el segundo lugar en el ranking, seguido por el rápido ritmo de cambio al que se enfrentan las organizaciones, y los dos siguientes riesgos que identifican son los factores relacionados con el ritmo y la ejecución de la digitalización.

Estos resultados dejan claro que la rápida adopción de tecnologías digitales supone un importante factor de riesgo por diferentes motivos y, en palabras de Shinkman, “Desafortunadamente para la mayoría de las organizaciones, las necesidades de talento más críticas también son las más raras y costosas de contratar”. Añadió que “La mayoría de las organizaciones se beneficiarían invirtiendo en la velocidad de habilidades y la empleabilidad de su fuerza laboral actual, mientras desarrollan activamente planes de mitigación de riesgos para sus áreas más críticas”.