Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La dificultad de cubrir los nuevos puestos de trabajo digitales

  • Puesto de trabajo

Trabajadores

Existen muchas corrientes de opinión que afirman que la tecnología destruirá más empleos de los que creará, pero un estudio reciente de Deloitte señala que no será así, al menos a corto plazo. Pero la contrapartida es que los nuevos puestos de trabajo impulsados por la introducción de nuevas tecnologías serán más difíciles de cubrir, debido a que requieren habilidades poco desarrolladas por la fuerza laboral actual.

Las cifras que proporciona el informe de Deloitte señalan que los nuevos puestos de trabajo generados por la llegada de las nuevas tecnologías están creciendo desde 2017 a una tasa de dos cifras. Mientras tanto, otros empleos se van eliminando por la introducción de sistemas como la IA o la automatización en sus diferentes ramas, pero a una tasa inferior. El problema que detectan los expertos en este cambio es que los nuevos roles que están surgiendo son más difíciles de cubrir, lo que genera un importante problema que ya se está viviendo especialmente en las empresas dedicadas o muy vinculadas a la tecnología.

En el estudio de la consultora se afirma que, efectivamente, sí se están creando más puestos de trabajo de los que se están destruyendo, y que podrían llegar a su máximo histórico en 2021, pero alerta de la importante brecha de habilidades que se está generando, y que se debe abordar para superar los retos en materia laboral de cara al futuro. En el resumen del estudio, sus analistas expresaron que “Los resultados parecen resaltar una brecha cada vez mayor entre los trabajos que deben llenarse y el grupo de talentos capacitados que pueden llenarlos”. Y especificaron que esta brecha puede ocasionar que se queden sin cubrir aproximadamente 2,4 millones de puestos de trabajo solo en Estados Unidos antes de 2028, lo que tendría un impacto económico potencial de 2,5 billones (europeos) de dólares.

El problema, en sus palabras, sería que “las posiciones relacionadas con el talento digital, la producción calificada y los gerentes operativos pueden ser tres veces más difíciles de cubrir en los próximos tres años”. Y, para solucionarlo, los expertos señalan que es preciso que las empresas lleven a cabo programas de formación por sí mismas, tanto para impulsar el talento interno como para formar a sus futuros trabajadores en las áreas más difíciles de cubrir.

El campo que más impacto estaría generando es la automatización, especialmente en los nuevos modelos de industria, que en Estados Unidos está avanzando rápidamente, y pronto alcanzará niveles importantes en otras regiones como Europa o Asia. En el estudio de Deloitte se revela que cinco de cada diez trabajadores estadounidenses afirman que sus empresas ya han adoptado la automatización, lo que requiere que los trabajadores desarrollen ciertas habilidades que tienen mucho que ver con el pensamiento crítico, la programación y el mundo digital.

Y, para intentar paliar los efectos de la carencia de habilidades en las empresas, Deloitte recomienda aumentar los salarios de los puestos clave para atraer talento, ser más flexibles en las nuevas contrataciones, dar más importancia al potencial que a la experiencia de lo candidatos, externalizar más tareas y crear más plataformas de formación digital para potenciar el talento de la plantilla.