Los grandes minoristas crearán departamentos de recursos robóticos

  • Puesto de trabajo

Inteligencia artificial Robot.jpg

El mundo laboral está evolucionando hacia una mayor integración de los robots modernos, que ya estas máquinas son capaces de realizar perfectamente trabajos de cierta complejidad. Por eso, algunos gigantes del comercio minorista no solo los están usando para mejorar su productividad, sino que se plantean crear organizaciones análogas a las de recursos humanos, dedicadas a la robótica, para lograr una mejor integración de estas tecnologías en el futuro.

A pesar de la extrañeza que puede causar la existencia de un departamento de “recursos robóticos”, lo cierto es que tiene mucho sentido crear una organización dedicada a la gestión de los trabajadores mecánicos, ya que su uso está creciendo en muchas industrias. Porque gracias a las mejoras en ingeniería mecánica y robótica y al desarrollo de la inteligencia artificial y las técnicas modernas de automatización ya existen máquinas capaces de realizar gran cantidad de tareas de forma autónoma e, incluso, con un alto grado de movilidad.

Recomendados: 

Informe IT Trends: 2020, el año de la consolidación digital Leer

Ciberseguridad en 2020, ¿qué podemos esperar? Registro

Tendencias TI 2020, visionando el futuro. Webinar ondemand.

En cualquier caso, la robótica contempla no solo tareas manuales sino automatismos a nivel de software, y muchas empresas combinan ambos para automatizar el trabajo en cosas como la logística y en multitud de tareas administrativas. Cada vez se ven más ejemplos de esto en grandes empresas dedicadas al comercio minorista, y según los expertos de Gartner, para el año 2025 al menos dos de ellas ya habrán creado departamentos internos o externos de “recursos robóticos”. Y, aunque no han dado nombres concretos, no es difícil hacerse una idea de cuáles pueden ser.

La cuestión es que estas organizaciones se encargarán de gestionar a los trabajadores no humanos, en un sector en el que serán muy necesarios para cosas como los movimientos de mercancías y la preparación de pedidos en los centros de distribución. Según afirmó en su último informe Kelsie Marian, directora senior de investigación de Gartner, “la industria minorista continúa transformándose a través de un período de cambio sin precedentes, con la experiencia del cliente como la nueva moneda. La adopción de nuevas tecnologías digitales y las expectativas siempre cambiantes de los clientes continúan desafiando a los minoristas tradicionales, obligándolos a investigar nuevos modelos operativos híbridos”, concretamente los que combinan humanos, inteligencia artificial, automatización y robótica.

En este trabajo, la consultora señala que el 77% de los minoristas tiene pensado desplegar inteligencia artificial para el año 2021, y una de sus mayores prioridades es introducir robots en sus almacenes. Entre ellos los llamados “robots inteligentes”, capaces de trabajar de forma independiente o en colaboración con los humanos. Además, prevén que en el futuro las empresas minoristas escalarán estas iniciativas, ya cavarán necesitando un departamento o una unidad dedicada especialmente a la parte robótica de la empresa.

Esta se encargará de todo lo que tenga que ver con la compra, el mantenimiento, la capacitación, la integración y el desmantelamiento de los robots una vez finalizado su ciclo de vida. Y también se encargarán de crear la gobernanza necesaria para garantizar que las máquinas y las personas puedan trabajar de forma colaborativa sin incidentes ni fricción. Esta es una necesidad que permanecerá en el tiempo, ya que se necesitan humanos para muchas tareas y para la toma de cierto tipo de decisiones. Según Marian, “esto significa que el robot tendrá que integrarse con el equipo humano, lo que implica que ambas partes deberán aprender a colaborar para operar juntos de manera efectiva”.

En este contexto, será imprescindible encontrar el equipamiento robótico adecuado para cada caso de uso, pero también el perfil de trabajador capaz de desempeñar esta tarea, por lo que se deberá establecer una relación de colaboración con el departamento de recursos humanos, así como con el área de TI, que se encarga de casi todo aquello que tiene que ver con la tecnología. En palabras de Marian, “los CIO minoristas deben proporcionar mantenimiento continuo y monitorear el desempeño para su efectividad. Si no, el equipo puede ser contraproducente y conducir a una mala experiencia del cliente”.