Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La mayoría de las organizaciones está impulsando el teletrabajo

  • Puesto de trabajo

teletrabajador

A medida que la pandemia del coronavirus se propaga y los gobiernos extreman las medidas de contención, las organizaciones están recurriendo más al trabajo remoto para mantenerse operativas. Según Gartner, actualmente el 88% de las organizaciones ha implementado o recomendado el teletrabajo para seguir funcionando sin poner en riesgo a sus empleados.

Esta investigación publicada por Gartner muestra que las organizaciones están cambiando radicalmente su forma de trabajar a raíz del coronavirus. Desde comienzos de este mes el 97% de las organizaciones han cancelado los viajes que tenían previsto hace sus trabajadores, y un 88% ha implantado el teletrabajo o ha fomentado que su personal opte por esta solución para protegerse del contagio. Así, a la luz de la crisis actual, los expertos señalan que los responsables de recursos humanos y los líderes de las empresas han situado como principales prioridades el trabajo remoto, la reducción de costes y la posibilidad de tener tiempo libre para reducir el estrés provocado por el bloqueo.

Recomendados: 

Informe IT Trends: 2020, el año de la consolidación digital Leer

Ciberseguridad en 2020, ¿qué podemos esperar? Registro

Tendencias TI 2020, visionando el futuro. Webinar ondemand.

En opinión de Brian Kropp, jefe de investigación de la práctica de recursos humanos de Gartner, “a medida que la crisis de COVID-19 irrumpe en las organizaciones en todo el mundo, los líderes de recursos humanos deben responder de manera rápida e integral, teniendo en cuenta las consecuencias de talento tanto inmediatas como a largo plazo”. Así, las organizaciones están tratando de encontrar un buen equilibrio entre los objetivos financieros de la empresa y las prioridades de los empleados.

Esto les está llevando a adoptar diferentes enfoques, y no todos son muy solidarios ni respetuosos con los derechos de los trabajadores. Por ejemplo, ante el contagio del virus, el 48% de las organizaciones exigen que los empleados cojan una baja por enfermedad, después una licencia de vacaciones y, finalmente y en caso necesario, recurran a una opción de tiempo libre remunerado (PTO) para justificar la ausencia por estar enfermo. Mientras tanto, el 20% ha incrementado el PTO para las personas que están enfermas o que cuidan a un familiar enfermo, y un 18% lo han ampliado para los padres que necesitan cuidar a sus hijos.

En palabras de Kropp, su investigación “muestra que solo una minoría de empleadores planea reducir el tiempo vacacional o pedir a los trabajadores que tomen vacaciones no pagadas. En cambio, la mayoría de las organizaciones se están centrando en medidas como el uso más eficaz de la tecnología y la congelación de nuevas contrataciones para reducir costos”. Aún así, hay un porcentaje preocupante de empresas que recurren a soluciones poco razonables ante situaciones como la de empleados que han contraído el virus.

Por otra parte, ante la necesidad de reducir gastos se puede considerar que las empresas están adoptando un enfoque más inteligente, que es el de hacer un uso más eficaz de la tecnología, una estrategia que están adoptando el 70% de las organizaciones. También está aumentando el porcentaje de quienes prefieren reducir el coste que proviene de socios externos, en vez de dirigir el impacto de las estrategias de contención hacia los propios trabajadores. En este sentido, Gartner informa que una quinta parte de las organizaciones tiene pensado paralizar o limitar el gasto en consultores, y/o reducir el número de trabajadores externos contratados.