Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El empleo TIC sigue creciendo a pesar de la mala salud del sector

  • Puesto de trabajo

Persona_trabajador

La irrupción de la pandemia ha afectado bastante en términos económicos al sector TIC español, con caídas de un 17,3% interanual en la facturación y la actividad, pero esto no ha tenido efectos tan negativos en el empleo. Según el último informe TIC Monitor, en los últimos 12 meses el empleo TIC ha aumentado un 1,58% en términos interanuales, una cifra esperanzadora para un sector bastante castigado por la crisis.

Recomendados: 

Tecnología SD-WAN para potenciar el espacio de trabajo digital Leer 

Inteligencia Artificial, ¿cómo lo aplico en mi empresa? Webinar ondemand

Se acaba de publicar la última edición del informe TIC Monitor, elaborado por la firma VASS y el Centro de Predicción Económica CEPREDE, en el que se incluyen las cifras que reflejan el impacto que ha tenido la pandemia del coronavirus en el sector TIC español. Lo más preocupante para estas empresas es que en los últimos 12 meses su facturación y el volumen de actividad por empleado han descendido un 17,3%. Esta cifra, la más baja en los últimos años, da una muestra del severo impacto de la paralización económica que se ha producido en España.

Aunque en lo que se refiere al empleo el panorama es más prometedor, ya que en los últimos 12 meses (abril 2019-2020) el mercado laboral del sector TIC ha crecido un 1,58% interanual, en vez de haberse producido una destrucción de empleo. Esto contrasta con la caída general del 5,45% que se ha producido en el empleo del sector servicios en general. A su vez, la “fuga de negocio” del sector de servicios TIC ha sido de un 0,8% interanual, frente al -3,8% del resto.

Como comenta Antonio Rueda, director de VASS Research y responsable del informe TIC Monitor, “la batería de apoyos diseñados desde la Administración, con la bonificación de los ERTEs como medida más directa, aunque utilizada en este sector de manera discreta frente a otros, es la que ha evitado consecuencias negativas en la evolución del empleo”. Añade que “el shock motivado por la parálisis de actividad en amplios sectores, sumada a la hibernación de nuevos proyectos a la espera de una mayor certidumbre, azotaron también a los servicios TIC, que tradicionalmente han conformado un ámbito muy dinámico y de crecimiento”.

De cara al futuro, opina que aún está por ver “si la próxima entrega [de su informe TIC Monitor], que recogerá datos interanuales al mes de mayo (el último mes de confinamiento completo), certifica una mejora en los registros. Esperamos que, aunque se mantengan evoluciones negativas, haya una ligera progresión que confirme que la crisis del sector tocó fondo en abril”. De momento solo puede valorarse la situación en base a cómo ha influido la paralización de la economía en las anteriores etapas de la lucha contra la pandemia, pero ahora la situación está más controlada y se espera que haya un repunte en la actividad de las empresas TIC.

Los empresarios consultados para la elaboración de este informe también opinan de esta forma, ya que un 59,6% de las organizaciones prevén un crecimiento de su actividad. Mientras tanto, el porcentaje de empresarios del sector que prevén un descenso del empleo es de un 51,8%, lo que parece indicar que muchas de ellas no van a contratar a más personal para los proyectos que están por venir, recurriendo a la plantilla actual.