Las prioridades tecnológicas de las empresas han cambiado tras la pandemia

  • Puesto de trabajo

empleado hogar

En la era posterior a la pandemia las organizaciones se han replanteado sus prioridades empresariales, y ahora se están enfocando en las tecnologías relativas al trabajo híbrido y la seguridad. Están dedicando sus esfuerzos a estas áreas para mejorar la productividad y la protección del negocio, y también a otras como la experiencia del cliente, la mejora de los procesos comerciales y la experiencia del empleado.

Recomendados: 

Conectando y entendiendo a la empresa sin fronteras Webinar

Apps, datos y
espacio de trabajo 
Lectura 

Muchos de los cambios que las organizaciones han introducido en el último año para adaptarse a la crisis sanitaria van a tener continuidad en el futuro. Esto les ha hecho cambiar su orden de prioridades empresariales, centrándose en estrategias y tecnologías muy vinculadas al futuro del trabajo. Según una investigación realizada por Omdia, el 68% de las empresas percibe que la productividad de sus empleados ha aumentado a raíz de implantar masivamente el teletrabajo, y el 35% afirma que tiene métricas que lo demuestran claramente. A raíz de esto las empresas están replanteándose su estrategia de trabajo, y esta investigación revela que el 58% de los empleados espera trabajar principalmente en su casa o bajo modalidades híbridas.

Este cambio está siendo muy positivo, pero ha elevado la preocupación por la seguridad informática, ya que ampliar así la superficie de ataque genera nuevos riesgos que deben ser atendidos. Por ello, las dos principales prioridades de las empresas en materia tecnológica de cara a la era postpandémica son la seguridad (58%) y el trabajo híbrido (55%). Y en tercer lugar han empatado las tecnologías y estrategias para mejorar la experiencia del cliente, los procesos comerciales y el empoderamiento de los trabajadores que están primera línea (49%).

El autor de este informe llamado The Future of Work, es Adam Holtby, analista principal de Digital Workplace en Omdia, quien ha explicado que “el mundo del trabajo ha experimentado un cambio significativo debido a las interrupciones provocadas por la pandemia. Nuestra investigación muestra que la transformación de las personas, los procesos, los lugares y la tecnología son la base sobre la que se crean los ecosistemas de lugares de trabajo digitales exitosos”.

Pero alerta de que implementar estas nuevas estrategias de trabajo presenta una serie de desafíos y requiere de nuevas capacidades y herramientas digitales. Por ello, afirma que “las empresas deben reinventarse para crear entornos productivos, seguros y empoderadores para sus empleados. Es hora de centrarse menos en el lugar de trabajo y más en la experiencia de los empleados”.

Según los expertos, ahora es más importante que nunca enfocarse en las personas, los procesos y la tecnología. Para ello es necesario elaborar estrategias y llevar a cabo inversiones centradas en optimizar el valor de las personas, los procesos y las tecnologías, y en reinventar los modelos de negocio. En este camino es fundamental rodearse de los socios tecnológicos adecuados, que sean capaces de alinearse con las necesidades de la organización.

Este estudio revela que el 70% de las empresas reconoce que la pandemia ha influido en la elección de los socios TIC y los proveedores de servicios de cara al futuro. Y el 50% de los encuestados dice que la elección adecuada de los proveedores de TI ha sido fundamental para sentar las bases de la transición hacia el trabajo remoto.

Una de las capacidades más importantes relativas a los entornos de trabajo digitales es la conectividad celular, lo que está llevando a muchas empresas a invertir en telefonía móvil personal y el acceso a banda ancha. El 48% de las empresas está aumentando el presupuesto para servicios de telefonía móvil, el 43% en servicios en la nube y el 40% en plataformas y servicios de seguridad.

Para diseñar los futuros entornos de trabajo las organizaciones están buscando socios que les ayuden a seleccionar la arquitectura y las tecnologías de la información más adecuadas para su caso concreto. Y también para comprender mejor el impacto de la digitalización en su industria y poder alinear mejor las estrategias comerciales y digitales. Los expertos de Omdia dicen que, para el 38% de las empresas los socios deben centrarse en ofrecer una rápida implementación tecnológica, para un 28% en ofrecer un mejor soporte y para un 26% en proporcionar acceso a un administrador de servicios dedicado. Estas tres características son las que más valorarán de cara a la selección de socios tecnológicos en la era postpandémica.