Claves para desarrollar y retener el talento digital en las empresas

  • Puesto de trabajo

pyme trabajadores

Romper con la brecha de habilidades digitales es uno de los grandes retos a los que se enfrentan las organizaciones de cara a los próximos años, debido a la escasez de profesionales con conocimientos digitales. Según una investigación realizada por Salesforce, la mayoría de los trabajadores se sienten más inclinados a permanecer en su empresa si esta invierte más en su formación digital, un dato que marca el camino a seguir para el futuro.

La digitalización está introduciendo muchos cambios en las organizaciones y los trabajadores necesitan adquirir nuevas competencias para poder desenvolverse en espacios de trabajo que tienen un importante componente digital. Pero actualmente existe una gran brecha de talento que pone trabas al progreso del negocio. Según un informe publicado por la Organización Internacional del Trabajo, en 2021 el déficit de empleo se situó en 92 millones de profesionales y la demanda de trabajadores con habilidades digitales está aumentando rápidamente.

Pero en esta carrera por la digitalización la inmensa mayoría de profesionales carece de los conocimientos y experiencia para desenvolverse en entornos de trabajo en los que las nuevas tecnologías están cada vez más presentes. Los expertos de la firma tecnológica Salesforce acaban de publicar los resultados de su estudio Digital Skills Index 2022, donde queda patente que casi tres cuartas partes de las personas no cuentan con los recursos necesarios para adquirir las habilidades digitales que les permitirán tener éxito en su profesión.

En esta investigación han definido lo que denominan los Perfiles de Aprendizaje de Competencias Digitales entre los trabajadores de todo el mundo, que han agrupado en tres categorías. Estas son los “estudiantes del futuro”, los “Face-Value Learners” y los “aprendices familiares”, que presentan diferentes características en lo que se refiere a sus conocimientos, actitudes y perspectivas de cara a la formación digital. En general, el 82% de los encuestados en este estudio tiene pensado actualizar sus conocimientos, y con esta clasificación los expertos ofrecen una guía a los trabajadores y las empresas para determinar su nivel y buscar el mejor camino para mejorar sus capacidades.

Capturar y retener a los estudiantes del futuro

Según los expertos de Salesforce, este perfil de trabajadores se interesa por buscar nuevas habilidades y se consideran como estudiantes proactivos, preparados para adaptarse a los cambios al ritmo exigido en cada momento. Este tipo de personas aprende mejor de forma visual y mediante actividades prácticas, les gusta afrontar retos y aprender de forma continua.

Entre estos profesionales, que son los más demandados entre las empresas por sus habilidades y actitud, el 94% afirma que se siente más inclinado a permanecer en su empresa si esta invierte más en su formación. Por ello, para capturar y retener talento entre este perfil de profesionales con gran proyección, las empresas deberían esforzarse en su capacitación continua. Esto es fundamental, ya que este perfil de empleado es el que permitirá seguir avanzando hacia un futuro cada vez más digital. 

Más apoyo para los Face-Value Learners

La segunda categoría de perfiles definida por Salesforce engloba a las personas que, como estudiantes, se adaptan a la situación del momento y, como empleados, se sienten cómodos en su puesto de trabajo y se preparados para desempeñar su labor en entornos digitales. En esta categoría las mujeres superan ligeramente a los hombres, representando entre el 55% y el 58% del total.

Estas personas ya se han acostumbrado a trabajar con herramientas colaborativas y un 25% se considera como un usuario avanzado en este ámbito. Aunque entre ellos pocos miembros de la Generación Z se considera como tal en áreas como la programación (20%), la ciberseguridad (18%) y la inteligencia artificial (7%), pero son conscientes de la importancia de contar con estas habilidades. Por ello, Salesforce recomienda a las empresas que se centren en cerrar la brecha de habilidades en estos perfiles, incentivando la participación de estas personas en programas de formación enfocados a las habilidades digitales críticas en las que reconocen estas menos capacitados.

Un esfuerzo extra con los estudiantes familiares

La tercera categoría de perfiles profesionales en lo que se refiere a la formación digital incluye a personas que se definen como “buscadores de habilidades cotidianas” y como tímidos a la hora de enfrentarse a los cambios digitales. Pero a su vez estas personas se sienten preparados para adaptarse a los cambios, si se les proporciona la ayuda necesaria. Pero se debe tener en cuenta que se trata de principiantes en los entornos de trabajo digitales, que no desarrollan sus capacidades de forma proactiva y que tienen un gran déficit de conocimientos en encriptación, ciberseguridad o comercio electrónico.

En esta categoría, las mujeres representan entre un 615 y un 64% del total, y en general estas personas se encuentran en las primeras etapas de su preparación para desempeñar sus funciones en un puesto de trabajo digital, reconociendo en muchos casos que no saben por dónde empezar. Para ayudar a estos trabajadores a adaptarse a la nueva realidad ay a los cambios que traerá la tecnología a su puesto de trabajo, los expertos recomiendan apoyarles a través de un tutor y estimulando su contacto con los “estudiantes del futuro”, que podrán ayudarles a desarrollar mejor sus habilidades.