Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Crece la preocupación en Suecia por la disponibilidad de dinero tras un ataque o fallo cibernético

  • Seguridad

pagos, tarjetas

Las autoridades competentes del país han lanzado un comunicado para alertar a los ciudadanos ante las consecuencias que podrían tener las crecientes amenazas cibernéticas, especialmente en cuanto a la economía. Por ello, han recomendado a la población que almacene dinero en efectivo para disponer de recursos en caso de emergencia.

Todos los expertos en seguridad informática coinciden en que las amenazas cibernéticas están creciendo, diversificándose y volviéndose más sofisticadas y potencialmente dañinas. Y los gobiernos comienzan a elevar su nivel de preocupación por las consecuencias que podrían tener para los ciudadanos y para los sistemas e infraestructuras económicas de sus países. Un ejemplo es Suecia, cuya Agencia de Contingencias Civiles ha alertado a la población en este sentido, y ha hecho una recomendación sorprendente.

Este organismo público ha recomendado a los ciudadanos suecos que almacenen dinero en efectivo para hacer frente a posibles situaciones de emergencia, como fallas tecnológicas o ataques cibernéticos que impidan acceder a los fondos a través de los bancos o pagar mediante plataformas digitales. La frase concreta es que deberían mantener “el efectivo en pequeñas denominaciones”, asegurando su disponibilidad en caso de emergencia.

Esta iniciativa gubernamental tiene mucho que ver con el hecho de que Suecia se ha convertido en el primer país considerado como “sin efectivo”, algo que genera una serie de riesgos potenciales, como destacó su banco central en un informe reciente. Según el Foro Económico Mundial, el valor del dinero en efectivo de Suecia se redujo en 2017 a solo un 1% de su PIB total, en contra de la tendencia de aumentar el volumen de “cash” que se está extendiendo por toto el mundo.

Suecia, al igual que Noruega, ha tomado el camino contrario desde hace unos dos años, cuando su gobierno lanzó un ambicioso plan para cambiar a una sociedad sin efectivo de cara a 2030. Pero tanto los bancos como los sindicatos y las agrupaciones de consumidores no han alcanzado aún un acuerdo con el gobierno en este sentido, por lo que esta echa límite se ha pospuesto por ahora.

Y, teniendo en cuenta los riesgos asociados a un fallo de las tecnologías de moneda y plataformas de pago digital, las autoridades han decidido pisar el freno en sus planes y adoptar una postura más precavida, lo que les ha llevado a lanzar esta recomendación de acumular efectivo.