Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El cibercrimen en la industria financiera crece un 1.000%

  • Seguridad

finanzas pyme

Un reciente estudio indica que los incidentes de ciberseguridad están aumentando de forma alarmante entre las empresas de servicios financieros, que han reportado a las autoridades un incremento del 1.000% entre 2017 y 2018, cuando las incidencias se han multiplicado por 12. Y los principales problemas se deben al phishing y el ransomware.

Según ha publicado la Autoridad de Conducta Financiera (FCA) del Reino Unido, la industria está experimentando un enorme crecimiento de los incidentes de ciberseguridad en el país, que han pasado de 69 en 2017 a 819 en 2018, una tendencia que supone un crecimiento de más del del 1.000%. Esta información, obtenida a través de la Ley de Libertad de Información, pone el foco en el gran crecimiento de las incidencias protagonizadas por ataques de phishing y ransomware, que han afectado sobre todo a los bancos (486), seguidos de los mercados financieros (115) y los inversionistas minoristas (53).

Los principales incidentes correspondieron a “fallas de terceros”, y supusieron un 21% del total (174 reportes). Por su parte, los incidentes relacionados con hardware o software representaron el 19% )157 informes), y los vinculados a esfuerzos fallidos de administración de cambios alcanzaron el 18% del total (146). En cuarta posición están los ataques cibernéticos, que representaron el 11% del total (93 informes), y los principales se debieron a intentos de phishing y ransomware.

El aumento de los ciberataques que recoge este informe corresponde al Reino Unido, pero es un reflejo de lo que está sucediendo en otras regiones, donde la transformación digital acelerada y la rápida adaptación a las nuevas regulaciones de protección de datos está llevando a las empresas a cometer errores y “dejar huecos” de seguridad. Por ello, los expertos en la materia recomiendan a las empresas que hagan controles cibernéticos más efectivos, y que mejoren su capacidad para emitir informes de seguridad, con los que pueden detectar posibles riesgos potenciales.

Teniendo en cuenta el rápido progreso de las nuevas tecnologías de la información en el sector financiero, las empresas de la industria bancaria, fintech y de inversión tienen una necesidad especial de protegerse frente a las amenazas cibernéticas que ponen en riesgo el negocio y la relación con los clientes. Porque la digitalización y el poder del dato se están convirtiendo ya en el principal motor de negocio, y una mala estrategia de ciberseguridad puede conducir a una pérdida de reputación, que afecta de forma directa a la captación, fidelización y compromiso de los clientes.