Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Los tribunales alemanes limitan el acceso a los datos de telecomunicaciones

  • Seguridad

Redes Privacidad internet seguridad

El Tribunal Constitucional alemán ha dictaminado que las anteriores leyes del país permitían a las autoridades un acceso demasiado amplio a los datos de los ciudadanos. Por ello, ha exigido al gobierno la implementación de umbrales más elevados de protección de datos personales, que deberán estar operativos para finales de 2021.

Recomendados: 

La era de la conectividad: SD-WAN, 5G, Wifi, networking, redes seguras... Leer 

La persistencia del ransomware Webinar ondemand

Como sucede en muchos países, el gobierno alemán cuenta con herramientas para acceder a los datos de los ciudadanos a través de los sistemas de telecomunicaciones, pero muchas organizaciones están en contra de lo que consideran una violación flagrante de los derechos fundamentales. Tras muchas deliberaciones, el Tribunal Constitucional federal de Karlsruhe acaba de fallar en contra de la actual ley, obligando al gobierno a cambiar la normativa sobre datos de telecomunicaciones para finales del año que viene.

Según los miembros de este tribunal, las leyes actuales otorgan a los servicios de seguridad del país un acceso desproporcionado a la información personal de los ciudadanos. Esto responde a la reclamación de asociaciones activistas y organizaciones privadas, que están luchando contra lo que consideran una violación de derechos por parte de los servicios de inteligencia y las agencias policiales del país.

Esto supone que estos servicios pueden solicitar a las compañías de telecomunicaciones a Internet información confidencial sobre nombres personales, fechas de nacimiento, nombres de usuario, contraseñas y direcciones IP. Esto prácticamente da acceso directo, y sin previa autorización de un juez, a los ordenadores y dispositivos móviles que emplean las personas para acceder a Internet, con pretextos como la lucha contra el terrorismo o el cibercrimen.

Según los demandantes, estos pretextos no son de por sí injustificados, pero se estaban utilizando incluso en el curso de investigaciones menores, lo que viola flagrantemente los derechos de las personas. Y no solo se trata de los proveedores de telecomunicaciones, sino que estas agencias de seguridad estaban empleando las mismas tácticas con hospitales, hoteles y otros ámbitos donde se trabaja con información personal confidencial.

Según los jueces, “no puede ser permisible solicitar indiscriminadamente información sobre los datos”. Y señalan que solo se debe permitir el acceso a los datos de esta forma en casos donde exista un peligro específico o una sospecha clara de conducta criminal, pero en el contexto de una investigación en particular, y no en trabajos de investigación de carácter general, donde la información puede caer en manos de personas y organizaciones no autorizadas.