Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

GitHub almacena su código para la posteridad

  • Software y Apps

Artic World Archive

La plataforma de colaboración de código abierto ha almacenado una copia de miles de sus repositorios de software en el centro de datos de almacenamiento a largo plazo Arctic World Archive. En estas instalaciones se guardará el software en un soporte patentado, que presume de una durabilidad de 1.000 años, lo que permitirá mantenerlo inalterable para la posteridad.

Recomendados: 

Revista digital IT Trends - En busca de la conectividad inteligente Leer 

Inteligencia Artificial, ¿cómo lo aplico en mi empresa? Webinar ondemand

A finales del año pasado la plataforma GitHub anunció que quería guardar una copia de gran parte del trabajo realizado bajo su paraguas en el Arctic World Archive. Estas instalaciones tienen como finalidad almacenar datos de forma permanente a verdadero largo plazo. Para ello crearon y patentaron el soporte piqlFilm, una película que según sus creadores puede durar 1.000 años inalterada, y construyeron un centro de datos en el archipiélago noruego de Svalbard, un lugar protegido contra la mayoría de peligros que pueden acechar a los centros de datos de otras partes del mundo.

GitHub, como la mayor plataforma de colaboración para el desarrollo de software de código abierto, cree que el trabajo de sus colaboradores debería ser guardado para las futuras generaciones, y escogió la friolera de 6.000 repositorios de software para ser almacenados en estas instalaciones. Estaba previsto que el proceso se completase a principios de año, pero con la llegada del coronavirus se ha retrasado varios meses. Ahora se ha anunciado que GitHub ha podido almacenar 186 carretes de piqlFilm con este software en la bóveda del ártico, cumpliendo con su propósito de conservarlo “para siempre”.

Como comenta en su blog la directora de programas estratégicos de GitHub, Julia Metcalf, “el código aterrizó en Longyearbyen, una ciudad de unos pocos miles de personas en Svalbard, donde nuestras cajas fueron atendidas por una empresa de logística local y llevadas a un almacenamiento seguro intermedio durante la noche. A la mañana siguiente, viajó a la mina de carbón desmantelada ubicada en la montaña, y luego a una cámara en el interior de cientos de metros de permafrost, donde el código ahora reside cumpliendo su misión de preservar el código abierto del mundo durante más de 1,000 años”.

Las instalaciones del Arctic World Archive se encuentran en el considerado como el asentamiento humano permanente más al norte del mundo, donde hay una vasta red de minas en desuso, que se está empleando para preservar cosas tan importantes como datos de investigaciones científicas, reservorios de material genético y otras cosas de gran valor para la posteridad. De hecho, en una mina cercana a la que alberga el Arctic World Archive se encuentra la Bóveda Global de Semillas, donde se almacenan las simientes de las especies vegetales conocidas por el hombre, por si un desastre natural o no natural acaba con la flora mundial.

Así, la finalidad del Arctic World Archive es la misma, pero se enfoca a los datos, y ya alberga datos históricos de la Agencia Espacial Europea, del Vaticano, documentos de gran valor político e histórico de diferentes países y también de empresas tecnológicas. GitHub ha decidido confiar en esta ubicación, pero no ha puesto todos los huevos en la misma cesta, y también está utilizando la tecnología desarrollada en el Project Silica de Microsoft, aprovechando que la compañía compró GitHub el año pasado.

En relación a esta tecnología, Metcalf comenta que, “al aprovechar los descubrimientos recientes en óptica láser ultrarrápida, los datos se almacenan en vidrio de cuarzo, a través de un proceso que cambia permanentemente la estructura física del material de vidrio. El vidrio de cuarzo es un medio de almacenamiento duradero que ofrece una duración de datos incomparable de más de decenas de miles de años. Es resistente a las interferencias electromagnéticas, el agua y el calor, lo que lo convierte en el medio de almacenamiento ideal para garantizar que el software de código abierto del mundo se conserve para siempre, para las generaciones futuras”.