El uso de la identidad digital se expande gracias a la banca y las finanzas

  • Transformación Digital

identidad acceso

La necesidad de garantizar la seguridad a la hora de asegurar la identidad de los clientes en los entornos digitales está impulsando el mercado de servicios de verificación de la ID digital, especialmente en la industria financiera y los bancos. Esta tendencia va a acelerarse en los próximos años, y los expertos prevén que los ingresos del mercado casi se duplicarán para el año 2026, alcanzando unos 16.700 millones de dólares.

Recomendados: 

IT Trends 2021. La TI salva el negocio Webinar 

IT Trends 2021. Asimilando la aceleración digital Leer

Informe mundial de la banca minorista 2020 Leer

A medida que la digitalización se expande a todos los ámbitos de la sociedad, cada vez hay más las plataformas digitales en las que los usuarios pueden acceder a sus servicios, sus finanzas e, incluso, su espacio de trabajo. Para garantizar la seguridad las empresas de muchas industrias están recurriendo a servicios de verificación de la identidad digital, que garantizan un inicio de sesión seguro a las personas y garantías a las empresas que prestan servicio.

Este tipo de servicios se están convirtiendo en algo imprescindible, sobre todo en sectores como el de la banca y las finanzas, que se encuentran sumidos en una profunda transformación digital, abandonando paulatinamente el modelo presencial en favor de un entorno de servicios digitales. Pero esto requiere un enfoque de seguridad más férreo que garantice la seguridad en el inicio de sesión de los clientes, algo que ha cobrado más interés durante el confinamiento. Según los expertos, en 2021 este progreso hará que el mercado de servicios de verificación de la identidad digital crezca hasta generar unos ingresos de 9.400 millones de dólares.

Estas son las previsiones de los expertos de Juniper Research, que en su último estudio pronostican un crecimiento acelerado de este mercado. Esperan que, para el año 2026, los ingresos crecerán un 77% hasta 16.700 millones de dólares, gracias a la combinación de métodos tradicionales con nuevas herramientas de verificación digital. Por ejemplo, el reconocimiento facial desde dispositivos móviles, la verificación de direcciones y la autentificación basada en conocimientos.

Y, aunque la pandemia ha acelerado la transformación digital, muchas industrias ya se habían adentrado en las nuevas formas de verificación de la identidad digital para mejorar la seguridad y prestar un mejor servicio a los clientes, cada vez más afines a lo digital. En su informe recomiendan a las organizaciones que, para lograr una mayor integración digital sin sufrir problemas, implementen sistemas basados en procesos que no generen fricción entre los usuarios, pero que garanticen la máxima fiabilidad, Y destacan especialmente el gran potencial de los sistemas que integran inteligencia artificial para proporcionar un análisis conductual continuo.

Aunque las empresas están progresando en la adopción de servicios de verificación de la identidad digital, por ejemplo para garantizar los entornos de trabajo remoto, por ahora este mercado está copado por los servicios bancarios y financieros, clientes que para el año 2026 representarán el 62% de todo el gasto. Esto se debe a la necesidad de esta industria de cumplir con requisitos regulatorios cada vez más exigentes, en un entorno digital que se vuelve cada vez más complejo. 

Vladimir Surovkin, coautor de esta investigación, explica que los bancos solo digitales han demostrado que la estrategia de “Conozca a su cliente completamente digital” puede funcionar, y es una modalidad de banca que gusta mucho a los usuarios. En los próximos años los clientes tenderán a contratar servicios bancarios y financieros enteramente digitales, abandonando las fórmulas tradicionales que se basan demasiado en las oficinas y el trato presencial para todo tipo de gestiones. 

Por ello, Surovkin afirma que “los bancos tradicionales tienen mucha presión para implementar nuevos servicios de verificación de identidad. Gestionar esta transición rápidamente y conseguir el equilibrio correcto entre la comodidad y la seguridad del usuario determinará el éxito global”. 

Teniendo en cuenta que el número de comprobaciones de la identidad digital pasará de unos 45.000 millones en 2021 a unos 92.000 millones en 2026, las posibilidades de este mercado son enormes. Y no solo en el ámbito financiero, ya que se espera que los operadores móviles, los juegos de azar, las administraciones públicas y otros sectores con gran cantidad de usuarios adopten estas tecnologías para simplificar y blindar el acceso a sus servicios.