Se expande el uso de la identificación facial para validar los pagos

  • Negocios

pago reconocimiento facial

Las modalidades de pago sin contacto se están usando cada vez más para abonar compras en todo tipo de establecimientos comerciales para facilitar las transacciones sin riesgo de contagio. Para ello se usan varios tipos de validación, entre ellos la autenticación mediante reconocimiento facial, una tecnología que se está expandiendo, y que será usada por más de 1.400 millones de personas en 2025.

Recomendados: 

2021, ¿el año de la ciberdefensa? Webinar

Estudios de Medios de Pago y Fraude Online Leer 

Abriendo la puerta a la próxima ola de comercio digital Leer 

En los próximos años la tecnología de reconocimiento facial empezará a formar parte de nuevas plataformas en las que se necesita validar la identidad de las personas, entre ellas en los sistemas de pago digital, un campo en el que ya cuenta con muchos usuarios en todo el mundo. Según la última investigación de Juniper Research, en 2020 hubo unos 671 millones de usuarios de reconocimiento facial basado en software para validar pagos digitales. Y se espera que esta cifra crezca un 120% hasta 2025, cuando se llegará a unos 1.400 millones de usuarios.

En opinión de los investigadores, esto demuestra lo rápido que se está generalizando el uso de la tecnología de reconocimiento facial, gracias a que se están superando las barreras tradicionales para la adopción de esta innovación, que son la disponibilidad de una cámara frontal en dispositivos móviles, y del software adecuado. Así, la implementación de tecnología FaceID por parte de Apple ha contribuido decisivamente a acelerar el crecimiento de este mercado, algo que continuará a pesar de las dificultades que generan las mascarillas faciales para protegerse contra la pandemia.

Los expertos recomiendan a los proveedores de reconocimiento facial que implementen comprobaciones de verificación basadas en inteligencia artificial, que sean sólidas y estén evolucionando para mejorar las garantías de identificación y de seguridad de los datos personales. En caso de apostar por soluciones de menor nivel o sin proyección de futuro, se arriesgan a perder la confianza de los usuarios a medida que aumenten los intentos de suplantación de identidad.

El estudio de Juniper Research abarca todos los sistemas de pagos móviles con identificación biométrica, lo que abarca también sistemas como la lectura dactilar. Y ha descubierto que los sensores de huellas estarán presentes en el 93% de los teléfonos móviles para el año 2025. Por este motivo, seguirán siendo la forma de identificación biométrica más usada para validar los pagos digitales en smartphones para el año 2025. Mientras tanto, según las estimaciones actuales, ese año solo el 17% de los smartphones del mundo estarán equipados con sistemas de reconocimiento facial basados en hardware.

En palabras de Susan Morrow, coautora de esta investigación, “el reconocimiento facial basado en hardware está creciendo, pero la capacidad de realizar el reconocimiento facial a través de software está limitando su tasa de adopción. A medida que crece la necesidad de un entorno de autenticación móvil seguro, los proveedores de teléfonos inteligentes deberán recurrir cada vez más a sistemas basados en hardware, más robustos, para seguir el ritmo de las tácticas en evolución de los estafadores”.

Por otro lado, el reconocimiento por voz también está expandiéndose, pasando de 111 millones de usuarios en 2020 a una previsión de más de 704 millones para el año 2025. Según los investigadores, actualmente este sistema se usa sobre todo en la banca, pero tendrá más dificultades para ampliar sus casos de uso, debido a que genera más dudas sobre su robustez y fiabilidad. Por ello, los expertos recomiendan a los proveedores que adopten estrategias de múltiples métodos, lo que les permitirá abordar las necesidades de industrias para crear diferentes entornos de pago seguro.