Una nueva era de inteligencia y conectividad para el hogar digital

  • Transformación Digital

Tablet portatil hogar

Los entornos domésticos se han transformado desde que la pandemia obligó a las personas a permanecer en sus casas, y ahora los usuarios demandan más dispositivos conectados y con capacidades inteligentes. Esto está generando una revolución en la industria de fabricantes, que a partir del año pasado han acelerado el desarrollo de electrodomésticos y robots de consumo capaces de integrarse en un ecosistema digital doméstico cada vez más sofisticado.

Recomendados: 

Cómo abordar la complejidad de un programa de Gestión de Identidades y Gobernanza Leer 

COVID-19, ¿cuánto y cómo ha influido en las estrategias de TI? Leer 

Fit for Net-Zero Leer 

La domótica existe desde hace décadas, pero ha sido necesaria una gran evolución tecnológica para lograr su democratización y una estandarización que permita progresar al mercado y a la propia industria. Los fabricantes llevan años impulsando nuevos protocolos que permitan la interacción multimarca bajo el paraguas de estándares más abiertos. El resultado de la colaboración entre los principales fabricantes es la nueva especificación Matter, que viene a sustituir a otros estándares más cerrados, permitiendo la conexión de dispositivos de diferentes marcas a una única plataforma.

Además, para favorecer la adopción y el uso de dispositivos conectados e inteligentes para el hogar la industria del electrodoméstico está lanzando sistemas de gestión del hogar digital más avanzados, que permiten controlar desde una única aplicación todos los aparatos que forman parte del ecosistema del hogar digital. Un ejemplo  Home Connect, que cuenta con el apoyo de las principales marcas de electrodomésticos. Aunque por el momento esta iniciativa adolece de los mismos problemas que otras surgidas anteriormente, y es que sólo abarca una parte del ecosistema del hogar digital. Por ahora, se centra en los electrodomésticos de cocina, dejando fuera otras tecnologías que están proliferando en los hogares digitales, como la robótica de consumo para limpieza y otras tareas, la iluminación o, los televisores y altavoces inteligentes, que gracias a su capacidad para proporcionar nuevas opciones de entretenimiento digital son los principales motores del mercado del hogar inteligente.

En cualquier caso, el mercado de robótica de consumo y electrodomésticos inteligentes está evolucionando y diversificándose, después de unos años de estar centrado en los clientes de mayor nivel adquisitivo. Según una investigación realizada recientemente por ABI Research, a partir de la segunda mitad de 2020 las ventas de esta nueva generación de dispositivos conectados e inteligentes comenzaron a crecer con fuerza, y este año la tendencia ha continuado, con previsiones de que los ingresos alcanzarán 80.000 millones de dólares, un 40% más que el año pasado.

Para Jonathan Collins, director de investigación de hogares inteligentes de ABI Research, este crecimiento acelerado se deberá a la confluencia de dos factores. El primero es el aumento de la inversión de los consumidores en entornos domésticos, para facilitarse la vida ante la necesidad de permanecer en los hogares por la crisis sanitaria. Ahora esta tendencia se mantiene por el teletrabajo y porque los clientes han percibido los beneficios de esta modernización.

El segundo impulsor del mercado es que los fabricantes de electrodomésticos inteligentes y robots de consumo se han dado cuenta de que al añadir estas características a sus productos en gamas inferiores pueden capturar más clientes. Collins afirma que “es la combinación de una mayor conciencia del consumidor, una mayor disponibilidad de productos y mejores precios lo que hará que continúe el fuerte crecimiento a lo largo de la próxima década”.

Cabe destacar que la introducción de tecnologías de robótica en el hogar ha sido hasta ahora muy limitada, pero están surgiendo nuevas ideas que permitirán ir más allá de aparatos “sencillos” como los robots de limpieza, que hasta ahora han dominado este segmento del mercado. Proeba de ello es que los principales fabricantes de electrodomésticos tradicionales han decidido invertir en el desarrollo de tecnologías basadas en la robótica para el hogar. De hecho, Collins asegura que “vemos que los principales proveedores de electrodomésticos, incluidos Bosch, Siemens, Samsung y Haier, invierten cada vez más tanto en la robótica como en el espacio del hogar inteligente”.

Queda mucho trabajo por hacer para lograr que la tecnología pensada para los entornos en los que conviven personas esté completamente integrada y sea accesible y fácil de usar. Pero diferentes categorías de dispositivos están evolucionando hacia una mayor conectividad, inteligencia, independencia e interrelación, y en la próxima década se verán grandes avances en este sentido, ya que los usuarios son los que demandan estas capacidades, algo que hasta ahora no se había logrado y que había frenado mucho el desarrollo de este concento de hogar digital cada vez más interconectado e inteligente.

Además, todos estos avances van a tener un reflejo en otros entornos que también están modernizándose y buscan una mayor integración de tecnologías. Por ejemplo, los espacios de trabajo en las empresas, que están evolucionando hacia tecnologías cada vez más sofisticadas, conectadas e inteligentes para salas de reuniones, espacios comunes, comedores y diferentes entornos en los que se utilizan electrodomésticos, robots de limpieza, sistemas de iluminación, audiovisuales y de comunicaciones, incluso asistentes digitales que permiten concertar reuniones y lanzar avisos y comunicados. Poco a poco se están produciendo sinergias entre los entornos tecnológicos profesionales y del hogar, que aprovechan la experiencia del otro para seguir mejorando.