Los servicios médicos recurrirán a la nube y a 5G para mejorar las consultas a distancia

  • Transformación Digital

IA diagnosticos salud

En los próximos caños se va a acelerar la digitalización de la industria de atención sanitaria, que durante la pandemia ha podido comprobar las ventajas que ofrecen las nuevas tecnologías. Uno de los cambios más significativos será el aumento de las consultas telemáticas, servicios que aprovecharán las comunicaciones 5G y las tecnologías de la nube para mejorar la atención al paciente.

Muchas de las estrategias que ha adoptado el sector sanitario para luchar contra la pandemia de COVID-19 se mantendrán o evolucionarán una vez que haya pasado esta crisis. El corazón de muchos de estos cambios es la necesaria transformación digital de una industria que estaba bastante atrasada en comparación con otras, y que durante el año pasado ha aprovechado más que nunca las nuevas tecnologías para luchar contra la enfermedad, acelerar el desarrollo de tratamientos y optimizar sus servicios de atención al paciente.

Las consultas telemáticas han sido de mucha ayuda, y han revelado que se pueden aprovechar tecnologías muy extendidas entre a población para brindar una atención primaria muy valiosa sin que las personas deba acudir a los centros médicos. Los expertos de Juniper Research calculan que este año se realizarán unos 422 millones de teleconsultas en todo el mundo, y esperan que para el año 2025 la cifra crecerá un 80%, hasta unos 765 millones. Gracias a ello los proveedores de atención médica y las personas podrán interactuar de forma segura, proporcionando diagnósticos y otros servicios sin que haya que realizar una consulta presencial.

Uno de los retos que enfrenta esta nueva forma de atender a los pacientes es desarrollar plataformas que permitan no solo comunicarse verbalmente, sino transmitir imágenes e información a través de un sistema sencillo de usar y que sea accesible por cualquier persona. Por ello, se espera que los servicios en la nube y las futuras comunicaciones 5G se conviertan en el motor de crecimiento de las teleconsultas en los próximos años, permitiendo desarrollar aplicaciones específicamente diseñadas para su uso en la atención sanitaria, con videollamadas de alta calidad y muchas otras características adicionales.

Los expertos afirman que para lograr el éxito en los servicios de teleconsulta es preciso desarrollar soluciones que se adapten a las diferentes capacidades de los servicios regionales de salud, y tanto la nube como las comunicaciones 5G son tecnologías de uso general que se convertirán en habilitadores clave. Según el informe de Juniper Research, se calcula que entre 2021 y 2025 el paciente promedio realizará 3,6 teleconsultas al año, pero esto engloba a todo el mundo, y habrá una gran diferencia entre regiones. De hecho, para 2025 más del 50% de todas estas consultas telemáticas se realizarán en Norteamérica y Europa.

Adam Wears, autor de esta investigación, afirma que “los servicios de teleconsulta requieren un gran ancho de banda, que a menudo no está disponible en las regiones en desarrollo, lo que limitará el impacto de estos servicios en áreas menos desarrolladas. Sin embargo, el informe predice que las tecnologías 5G se pueden utilizar como una solución de última milla para respaldar la prestación de servicios en áreas donde la conectividad a Internet es escasa o inadecuada”.

El informe incluye otro dato muy interesante, y es el gran ahorro de costes que las teleconsultas proporcionarán a los servicios de atención médica. Estiman que para el año 2025 permitirán ahorrar unos 21.000 millones de dólares en todo el mundo, recursos que se podrán destinar a otros servicios sanitarios en el sector público, y que aumentarán la rentabilidad de las empresas privadas de la industria. Este ahorro provendrá una mayor agilidad para las tareas administrativas y de cara al paciente, aunque también tendrá sus propios costes, ya que se deberá dotar al personal de nuevas herramientas para comunicarse a distancia con los pacientes.