Los vehículos comerciales automatizados se popularizarán a partir de 2024

  • Transformación Digital

Fabricación Vehículo Autónomo

El desarrollo de los vehículos autónomos continúa a pesar de la crisis de semiconductores, pero todavía quedan algunos años para que se materialice el concepto de transporte automatizado. Según las últimas previsiones, los vehículos comerciales SAE de Nivel 4 irán apareciendo en los próximos tres años, pero su expansión se producirá entre 2024 y 2026, cuando se espera que los envíos aumenten un 186%.

Recomendados: 

IT Trends 2021. Asimilando la aceleración digital Leer 

Asegurando la calidad del dato con Data Quality Leer 

La industria automovilística está acusando el golpe de la escasez de semiconductores, sufriendo interrupciones en sus líneas de producción, pero el desarrollo de la conducción autónoma sigue un ritmo más rápido de lo previsto anteriormente, y en los próximos tres años irán apareciendo camiones y otros vehículos comerciales con una categoría SAE de Nivel 4, considerada como el punto de entrada de la verdadera automatización. Aunque, según el último estudio publicado por ABI Research, el mercado de este tipo de vehículos despertará en 2024, incrementando los envíos un 186% hasta el año 2026.

Susan Beardslee, analista principal de Gestión de la Cadena de Suministro y Logística en ABI Research, destaca ciertos avances que sentarán las bases de este crecimiento. Por ejemplo, menciona que “TuSimple con Navistar planea lanzarse en 2024, con su Red Autónoma de Carga en marcha con socios como Penske Truck Leasing”. Y también destaca otras iniciativas como “Plus, planificado para 2024 y la candidata a OPI Aurora, que anticipa la integración con PACCAR y Volvo en 2023”.

En su informe, los analistas explican que los fabricantes OEM, las empresas emergentes enfocadas al transporte comercial automatizado y los socios tecnológicos que se encuentran más establecidos, como Mobileye y Here se están moviendo para posicionarse en los principales mercados internacionales, que son Norteamérica, Europa y Asia. Y destacan varios factores que impulsarán la expansión de los nuevos modelos de transporte automatizado, como la escasez de conductores, el aumento de las tasas de los seguros o el aumento del coste del combustible, entre otros.

Además, las empresas del sector logístico están sometidas a una gran presión proveniente del comercio electrónico, de la necesidad de mejorar su rentabilidad y de cumplir con las regulaciones sobre las horas de servicio de los conductores. Esto está impulsando innovaciones como la robotización de los almacenes y en los próximos años les llevará a explorar las posibilidades del transporte autónomo. Aunque deberán enfrentarse a las regulaciones sobre la conducción autónoma de los diferentes países en los que operan, que pueden ser diferentes en aspectos clave.

Beardslee dice que en los próximos cinco años la industria automovilística y los clientes de logística se esforzarán para demostrar la viabilidad, la seguridad y la mejora de ingresos que puede proporcionar la conducción altamente automatizada en el mundo real”. Y destaca que habrá dos enfoques en el ámbito del transporte comercial, que se centrará en los vehículos pesados para los envíos de larga distancia y en vehículos ligeros para el reparto de última milla en las ciudades y localidades más pequeñas.