Nuevas evaluaciones sobre la seguridad de los vehículos autónomos

  • Transformación Digital

coche conectado

Las autoridades de Estados Unidos quieren mejora la fiabilidad de los futuros vehículos autónomos, y han iniciado una consulta pública para recopilar opiniones e ideas que les permitan mejorar los estándares de seguridad. Esto les permitirá comenzar el desarrollo de una regulación para este tipo de vehículos, que todavía no existe en la legislación del país, y que será fundamental de cara al futuro.

Recomendados: 

IT Trends 2021. La TI salva el negocio Webinar

Cómo abordar la complejidad de un programa de Gestión de Identidades y Gobernanza Leer 

En un anuncio reciente, la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (NHTSA) ha comunicado la apertura de un proceso de consulta pública para recabar la opinión sobre cómo mejorar la seguridad de los futuros coches autónomos. Las preocupaciones de la administración surgen a raíz de los incidentes ocurridos con diferentes vehículos supuestamente autónomos que ya existen en el mercado, y que no solo han tenido un coste material, sino que también se han cobrado vidas.

Según la información publicada por la agencia Reuters, la secretaria de Transporte de Estados Unidos, Elaine Chao, ha explicado que es necesario contar con mejores estándares de seguridad para este tipo de vehículos, de forma que se pueda garantizar su fiabilidad. Comenta que “esta reglamentación ayudará a abordar las preocupaciones públicas legítimas sobre seguridad, protección y privacidad, sin obstaculizar la innovación en el desarrollo de sistemas de conducción automatizada”.

Para la NHTSA, este procedimiento que han abierto permitirá reunir las mejores ideas y orientaciones para desarrollar un nuevo código de mejores prácticas para la industria automotriz, que permitan el desarrollo de un ecosistema de vehículos autónomos que tenga futuro. En cualquier caso, sus expertos explican que todavía faltan años para que se haga realidad este nuevo paradigma de vehículos sin conductor, especialmente en el caso de los vehículos de uso comercial. Está claro quehace falta un mayor desarrollo de estas tecnologías, por mucho que los fabricantes insistan en dar mucho bombo a sus plataformas.

Según Reuters, la agencia estadounidense está centrándose en las funciones primarias fundamentales para los sistemas de conducción autónoma, lo que abarca la sensorización, la detección de otros objetos y usuarios presentes en la vía, la planificación de rutas, la ejecución de las funciones de conducción y los procesos de toma de decisiones sobre el comportamiento de conducción frente a situaciones inesperadas. Como afirman en la NHTSA, su agencia quiere desarrollar “un marco que satisfaga la necesidad de seguridad de los vehículos de motor y evalúe el grado de éxito en los esfuerzos de los fabricantes para garantizar la seguridad”.

En una intervención pública llevada a cabo el pasado martes, en respuesta a las últimas críticas realizadas por la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB), sus responsables dijeron que su organización “no desea emitir regulaciones que impidan innecesariamente el despliegue de cualquier vehículo de este tipo”. Y añadieron que “una norma mal concebida puede no satisfacer la necesidad de seguridad de los vehículos de motor e innecesariamente sofocar la innovación”.