Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La tecnología LiDAR lucha para imponerse en la industria de coches autónomos

  • Infraestructura

Fabrica coche

Una de las tecnologías más prometedoras para que los vehículos autónomos sean capaces de situarse perfectamente en su entorno es la basada en sensores LiDAR. Esta suerte de radar láser se está convirtiendo en el sistema empleado por los principales fabricantes de coches, aunque todavía se enfrenta a ciertos desafíos para poder establecerse como el estándar de la industria.

Para hacer realidad el concepto de vehículos autónomos hay que combinar muchas tecnologías, que serán las responsables de sustituir a los sentidos y las habilidades de los conductores. Entre ellas los sensores son fundamentales para que los coches sean más conscientes del entorno que les rodea, y varias tecnologías están en pugna para posicionarse como el estándar de la industria.

Recomendados: 

WEBINAR >> Vídeo colaboración y reuniones virtuales para una comunicación efectiva Registro 

WEBINAR >> Automatización Inteligente de Procesos para asegurar la continuidad del negocio Registro

Aparte de los obvios sensores de imagen que recogen el entorno, hacen falta tecnologías capaces de determinar con precisión parámetros como las distancias a los objetos cercanos para evitar accidentes. Aunque ya existen sistemas de este tipo integrados en los vehículos modernos, de cara lograr una conducción autónoma verdaderamente segura hace farta una tecnología superior en capacidad y garantías.

En este camino, algunas de las primeras marcas de la industria están comenzando a apostar por la tecnología LiDAR, que proviene de entornos como la ingeniería, la construcción o el mapeo de superficies para exploración e investigación. En los últimos años, varios proveedores destacados de componentes para la automoción han trabajado intensamente con desarrolladores especializados en esta tecnología para su integración en los futuros coches autónomos.

Ejemplos de ello son fabricantes como la firma francesa Valeo, que ha trabajado con la empresa alemana especializada en LiDAR Ibeo, la coreana Hyundai Mobis, que ha colaborado con los especialistas suecos de CarTech Veoneer, o Continental Group, que ha trabajado con la firma Kopan en la integración de esta tecnología en sus componentes automotrices. También se están dando avances similares en este sentido por parte de General Motors, Ford y Volkswagen, que están tratando de implementar sistemas LiDAR para sus taxis autónomos de nivel 4 y 5. Mientras tanto, Honda, Lexus, BMW y Volvo, entre otros, están apuntando hacia los vehículos a partir del nivel 3.

Pero, aunque la industria está progresando en el uso de LiDAR para los coches autónomos, existen algunas barreras importantes a salvar, que podrían frenar la democratización de este avance y, en definitiva, su futuro en el sector. El principal es el alto precio que tienen estos sistemas de “radar láser”, que además obligan a que los vehículos destinen Basantes recursos de cálculo al análisis en tiempo real de los datos de mapeo del entorno. Y otro de los principales escollos a salvar es la falta de regulación al respecto, algo que la industria deberá tratar de impulsar con los reguladores internacionales, antes de que otras tecnologías puedan quitarles el puesto.