Tecnología 5G-NR para optimizar los sistemas de riego agrícola

  • Transformación Digital

5G - Riego Agricultura - Idrica

El sector de la agricultura está avanzando poco a poco en la digitalización y en los próximos años se producirá una adopción progresiva de sistemas basados en comunicaciones 5G New Radio. Un ejemplo son los sistemas de riego, que con esta tecnología pueden ser monitorizados y controlados a distancia para optimizar el consumo de agua y adaptar el suministro a las necesidades de cada cultivo.

Recomendados: 

IT Trends 2021. Asimilando la aceleración digital Leer

La interconexión
omnipresente
 Leer

Las nuevas tecnologías proporcionan soluciones muy interesantes para los agricultores, que en los próximos años apostarán cada vez más por la innovación digital para mejorar diferentes aspectos del trabajo en el campo. Uno de los más importantes es la gestión del agua, de la que depende el crecimiento adecuado de las plantas a lo largo de toda su vida. Determinar cuánta agua hace falta en cada momento y en cada cultivo, y suministrarla puntualmente requiere mucho trabajo.

Para aportar soluciones en este aspecto de la agricultura están surgiendo tecnologías de telelectura que pueden monitorizar el estado de los cultivos a distancia y sistemas de riego inteligente capaces de proporcionar la cantidad de agua justa en cada momento. Esto permite una gestión altamente eficiente de un recurso tan valioso y escaso en muchas regiones, permitiendo sacar el máximo rendimiento a los cultivos.

En estas tecnologías la clave es contar con una conectividad de alta calidad, y esto se convierte en realidad gracias a 5G-NR (New Radio), que permite una velocidad muy superior a las demás tecnologías de telecomunicaciones, y una latencia muy baja, con la que es posible llevar a cabo una recolección y análisis de datos en tiempo real.

Además, como explican los expertos de la empresa multinacional Idrica, 5G-NR es capaz de soportar la conexión de miles de dispositivos por metro cuadrado, lo que permite a los agricultores instalar una amplia variedad de dispositivos en un mismo ecosistema. Por ejemplo, contadores de agua inteligentes, medidores inteligentes y otros aparatos asociados a la gestión de los cultivos. Y es especialmente útil en zonas remotas, donde no existen otras infraestructuras de telecomunicaciones que puedan dar servicio a los dispositivos conectados.

Según las investigaciones realizadas por la FAO, la agricultura es el sector que consume más agua, representando aproximadamente un 70% del gasto mundial, y ante el crecimiento de la población, el cambio climático, la escasez de agua potable y el aumento de la superficie dedicada a regadíos es fundamental mejorar la gestión de este recurso natural.

Según Begoña Tarrazona, técnico especialista en riego de Idrica, la tecnología 5G-NR va a permitir analizar la información y reaccionar ante cualquier cambio con más rapidez, solucionando enseguida todo tipo de problemas. Afirma que “es muy importante tener digitalizadas las redes de distribución de riego para tener un control, en tiempo real, de lo que está sucediendo y detectar de manera temprana fugas y fraudes en la red. De este modo, reduciremos considerablemente el volumen de agua no registrada, mejorando los costes de producción y favoreciendo la sostenibilidad medioambiental al disminuir el consumo hídrico y energético”.

Tarrazona explica que las soluciones de riego inteligente basadas en la monitorización de la humedad del suelo y de los datos climáticos permiten calcular las necesidades hídricas necesarias para cada cultivo. Y como ejemplo pone la plataforma de gestión de riego GoAigua Irrigation, desarrollada por su empresa, que cuenta con algoritmos de inteligencia artificial para optimizar al máximo el consumo de agua, controlando en todo momento la frecuencia del riego y la cantidad de agua óptima.

Finalmente, comenta que esta es una buena oportunidad para las zonas rurales de dar el salto a la nueva generación de comunicaciones móviles, independientemente de que ahora no cuente siquiera con 4G. Ya ha ocurrido anteriormente que muchas comunidades se han saltado una generación entera, pasando por ejemplo de 2G a 4G, pero nunca ha sido tan provechoso como ahora hacerlo, ya que la nueva tecnología ofrece numerosas posibilidades para el desarrollo digital en las zonas rurales.