La producción de bienes de consumo necesita acelerar la digitalización

  • Transformación Digital

Frescos - tienda

Mientras muchas industrias tradicionales han abordado la digitalización durante la pandemia, algunas todavía se encuentran muy rezagadas en esta transformación y enfrentan graves problemas en el panorama actual. Con la inminente recesión, el encarecimiento de la producción y los problemas en la cadena de suministro, industrias como la de bienes de consumo de rotación rápida (FMCG) necesitan modernizar sus operaciones para superar la próxima la crisis.

En un reciente análisis publicado por ABI Research, los investigadores destacan que hay sectores que han quedado rezagados en la transformación digital y se están viendo sometidos a una gran presión en distintos frentes. Uno de los más preocupantes por su lentitud en adaptarse a la situación actual es el de bienes de consumo de rápida rotación (FMCG). Según Michael Larner, director de Investigación Industrial y de Manufactura de esta firma de investigación, este sector se enfrenta a grandes dificultades en el futuro inmediato.

Por un lado, en China se siguen imponiendo bloqueos que dificultan el comercio global y la guerra de Ucrania está limitando la disponibilidad de materias primas básicas para el sector alimentario, como los cereales. Por otro, los desequilibrios en el lado de la oferta están incrementando el costo de los insumos y los costos operativos están aumentando como consecuencia del aumento del precio de la energía y la necesidad de aumentar los salarios. Estos y otros factores están confluyendo para complicar el panorama en el mercado FMCG.

Larner dice que se el lanzamiento de las vacunas contra la COVID-19 permitiera restablecer la normalidad, pero no está siendo así, ya que la inestabilidad geopolítica se ha acentuado después de la pandemia y se han presentado otros frentes que están introduciendo nuevas dificultades para estas empresas. Señala que “los gobiernos pueden bloquear ciudades y restringir el transporte. Al mismo tiempo, la producción puede detenerse debido a la retirada de productos, como se ve actualmente en las instalaciones de fórmula para bebés de Abbot Laboratories en los Estados Unidos”.

En su informe destaca cómo algunos sectores clave han adquirido una gran madurez digital en los dos últimos años, incluyendo algunos que tradicionalmente han estado a la cola en la digitalización, como las empresas mineras, de petróleo y gas, la industria siderúrgica, la farmacéutica y otras del sector manufacturero. Pero las empresas de FMCG todavía tienen mucho trabajo por hacer para alinear los equipos de IT y OT.

La opinión de los investigadores de ABI Research es que este sector no puede seguir posponiendo lo inevitable y necesita dar un salto digital importante para prepararse ante las dificultades que se están presentando en la economía, la producción y la cadena de suministro global. Larner asegura que “la tecnología es parte de la solución para aliviar las presiones. Por ejemplo, el análisis de datos puede ayudar a las empresas a comprender los impactos potenciales de los problemas de la cadena de suministro y optimizar la producción para mantener los puntos de precio”.

Además, explica que el software puede ayudar a las empresas FMCG a participar en la economía circular e incorporar materiales reciclados en sus productos, como ya están haciendo la industria del papel y el acero. Muchas tecnologías digitales que ya se han implementado en otras industrias tendrán su papel en la modernización del sector FMCG, y los expertos recomiendan a estas empresas que den un paso al frente si quieren seguir siendo competitivas en los próximos años. Las que no lo hagan corren un gran riesgo de quedar atrás frente a la competencia, así que aconsejan acelerar la prueba y adopción de las tecnologías que ya están utilizándose con éxito entre sus homólogas en otros sectores.