La industria tecnológica tendrá un papel clave para alcanzar la economía circular

  • Líderes digitales

economia circular sostenibilidad

Según los expertos, la economía circular es el camino que debe seguir la industria para lograr una mayor sostenibilidad y luchar efectivamente contra el cambio climático. Para alcanzar este ambicioso objetivo es necesario llevar a cabo una profunda transformación tanto en los procesos productivo como en la propia cultura empresarial, y hay varias tecnologías clave para lograrlo.

Recomendados: 

Empresas data driven: estrategias de datos para marcar la diferencia Evento

Conectando y entendiendo a la empresa sin fronteras Webinar

IT Trends 2021. Asimilando la aceleración digital Leer 

El concepto de sostenibilidad está calando en la sociedad y los líderes mundiales y las empresas de la industria están entendiendo que se debe avanzar hacia una economía circular que permita aprovechar mejor los recursos, reducir los residuos y minimizar el impacto ambiental a todos los niveles. Ejemplos de este cambio de pensamiento se están viendo en las recientes cumbres sobre economía y cambio climático, donde los países han establecido objetivos de reducción de contaminantes y trazando las líneas que seguirán los sectores productivos a lo largo de esta década. Según los expertos de ABI Research, para el año 2030 se habrá superado el 10,5% de circularidad en la economía mundial, a medida que cambien las leyes y se realicen más esfuerzos para lograr una mayor sostenibilidad.

En este cambio la industria tecnológica tendrá un papel fundamental, ya que no solo cambiará en si misma hacia el concepto de economía circular, sino que es la responsable de proporcionar las tecnologías que habilitarán esta transformación en el resto de la sociedad y la economía. Los datos y las métricas son clave para lograr esta circularidad, ya que desarrollar productos que puedan ser remanufacturados, reutilizados o reciclados en su totalidad requiere más conocimiento y un cambio radical desde la propia mesa de diseño. Y, más allá, la industria de gestión de residuos debe transformarse para cumplir adecuadamente con su importante papel en la economía circular, en consonancia con el resto de actores dentro de la cadena de suministro global y a nivel local.

En opinión de Lindsey Vest, analista de investigación de Ciudades Inteligentes y Espacios Inteligentes en ABI Research, “la economía circular es un concepto, a menudo mal entendido, que va mucho más allá de la gestión de residuos y puede convertirse en un modelo para las ciudades. Es un movimiento que se aleja de nuestra economía de llevar-producir-desperdiciar a una que diseña los desperdicios, mantiene los productos y materiales en uso y regenera los sistemas naturales”. Y considera que “los conceptos de circularidad como la remanufactura, la reutilización y la economía colaborativa serán habilitados de manera crítica por tecnologías de ciudades inteligentes como IoT, IA y gemelos digitales”.

Para alcanzar una verdadera circularidad en la economía global se están llevando a cabo diferentes acciones gubernamentales, como el Plan de Acción de Economía Circular de la Unión Europea, publicado en el marco del Pacto Verde, o el 14º plan Quinquenal para el desarrollo de la Economía Circular de China, que serán fundamentales para extender este concepto en gran parte del mundo.

También será clave la acción de organizaciones dedicadas a fomentar la economía circular, como la Ellen MacArthur Foundation, que se dedicará a educar y conectar a empresas y gobiernos de todo el mundo para colaborar en el desarrollo de este concepto y su implementación en las 40 principales ciudades del mundo, donde se concentra el 25% del PIB mundial. Además, la industria tecnológica está apoyando cada vez más la circularidad, proporcionando tecnologías como plataformas NB-IoT enfocadas a la monitorización de los sistemas hídricos y la gestión de residuos, o gemelos digitales que permiten a las empresas diseñar sus productos teniendo en cuenta los desperdicios que generan, y mejorar la gestión de residuos en las ciudades inteligentes.

Considerando que para el año 2050 el 70% de las personas vivirán en ciudades, los expertos de ABI Research creen esencial que los entornos urbanos cuenten con infraestructuras capaces de soportar el crecimiento en término de suministro de servicios y productos básicos, y también de gestión de residuos. Y el concepto de ciudad inteligente será clave, ya que la gestión urbana basada en datos y conocimiento será la única forma de lograr una economía circular real. Asimismo se debe reformular la industria de reciclaje de residuos, especialmente los provenientes de productos electrónicos, qeu tienen un gran impacto ambiental.

Además de IoT y los gemelos digitales, hay otros conceptos y tecnologías que jugarán un papel importante en la sostenibilidad, como la economía compartida, la iluminación inteligente y la infraestructura verde. Pero Vest señala que “estas tecnologías deben adoptar prácticas circulares desde la cuna hasta la tumba para aprovechar al máximo las oportunidades que brinda la economía circular”.