La Unión Europea quiere impulsar la sostenibilidad y acabar con la obsolescencia programada

  • Transformación Digital

economia circular sostenibilidad

Desde hace tiempo las autoridades europeas están tratando de establecer un nuevo marco que permita fomentar conceptos como la sostenibilidad en la sociedad y en la economía re la región. Ahora, han aprobado una resolución con la que, entre otras cosas. pretende fomentar la reparación y reutilización de tecnología y acabar con la obsolescencia programada.

Recomendados: 

IT Trends 2021. La TI salva el negocio Webinar

COVID-19, ¿cuánto y cómo ha influido en las estrategias de TI? Leer 

La sostenibilidad medioambiental se ha convertido en uno de los ejes de las nuevas políticas europeas en relación con la tecnología, algo que abarca cada vez más ámbitos personales, institucionales y empresariales. Ahora, el Parlamento Europeo ha logrado aprobar una resolución con la que pretende acabar con uno de los problemas que más dificultades ponen a las iniciativas ecológicas vinculadas a la tecnología: la obsolescencia programada. Este es uno de los principios fundamentales de la industria tecnológica a nivel mundial, que prefiere garantizar las ventas de sus productos a través de esa conocida “fecha de caducidad” impuesta de forma artificial.

La UE no quiere seguir fomentando esa “mala práctica”, y con esta resolución quiere impulsar la reparación y reutilización de tecnología, contribuyendo a reducir los residuos y acercándose más al concepto de economía circular. La intención es tratar de concienciar a los consumidores sobre la necesidad de adquirir productos reutilizables, mientras se impulsa este mismo concepto dentro del mercado tecnológico europeo.

Al mismo tiempo, la UE tratará de impulsar otras iniciativas que pretenden aportar más sostenibilidad al ecosistema tecnológico, como la tan solicitada estandarización de los sistemas de carga de dispositivos, para lograr un cargador único. Una de las principales medidas de presión que se van a ejercer para lograr estos objetivos es modificar la base de los sistemas de contratación pública para integrar estos conceptos, algo que podría tener mucha influencia, dado el gran volumen de negocio que depende de este tipo de contratos.

En esta resolución, que se ha aprobado con 395 votos a favor, 94 en contra y 207 abstenciones, la Comisión Europea quiere otorgar a los ciudadanos lo que denominan el “derecho a reparar”, promoviendo una industria más fuerte en el campo de la reparación y reutilización de productos, principalmente tecnológicos. La idea es que la reparación se vuelva a convertir en un mercado atractivo y provechoso tanto para los consumidores como para los fabricantes y proveedores de tecnología. Esto impulsaría de nuevo el mercado de piezas de repuesto y servicios de mantenimiento y reparación, y serviría para reforzar el mercado de dispositivos de segunda mano, que ha aumentado en los últimos tiempos. Y se quiere crear una “etiqueta verde” que certifique a aquellas empresas que sigan estos preceptos, que van desde la fabricación a la gestión de residuos.