Ventajas del aprendizaje habilitado por tecnología

  • Transformación Digital

formacion empleo

Las nuevas tecnologías aplicadas a la enseñanza ofrecen formas innovadoras de adquirir conocimientos teóricos y prácticos, y están abriéndose paso poco a poco en el mundo académico y en la formación profesional. Las organizaciones recurren cada vez más al aprendizaje habilitado por tecnología para resolver las carencias de conocimiento de sus empleados y de las nuevas incorporaciones, una tendencia que continuará ganando fuerza en el futuro, a medida que más empresas de formación ofrezcan este tipo de soluciones.

La escasez de talento está convirtiéndose en un problema para muchas industrias, y no solo en materias relacionadas con la tecnología. Muchos puestos de trabajo requieren formación práctica en todo tipo de trabajos, que tradicionalmente se ha adquirido aprendiendo de profesionales con experiencia, pero para muchas empresas es complicado destinar a estos trabajadores a la formación de nuevos talentos. De igual forma, la introducción de nuevas tecnologías, tanto digitales como mecánicas, requiere más capacitación y las organizaciones buscan nuevas soluciones formativas que puedan facilitar el proceso de desarrollo de talento interno.

La solución a muchos de estos problemas puede estar en el aprendizaje habilitado por tecnología, que se sirve de entornos digitales para facilitar el acceso al conocimiento. Algunas instituciones académicas pioneras están experimentando con estas nuevas fórmulas para mejorar sus planes formativos y facilitar el acceso al conocimiento a distancia, y el sector privado de la educación también está progresando en este mismo camino, ofreciendo nuevas formas de formar a estudiantes y trabajadores.

Según los expertos de Capgemini, el aprendizaje basado en datos está transformando radicalmente la forma de interactuar entre los alumnos y los formadores y proporciona una experiencia de aprendizaje más personalizada y progresiva. Estas fórmulas aprovechan las nuevas tecnologías a través de tutoriales presenciales, vídeos de capacitación y distintos recursos audiovisuales y digitales para ofrecer a los alumnos una información más precisa y completa, a la que pueden acceder en cualquier momento y lugar.

Hasta ahora este tipo de planes de formación han estado guiados por enfoques generalistas que pretendían ofrecer conocimientos estandarizados a colectivos enteros. Pero las nuevas formas de enseñanza habilitada por tecnología ofrecen más posibilidades de personalización y se ajustan mejor a las necesidades de conciliación laboral y familiar de los trabajadores. Esto está abriendo nuevas posibilidades para las empresas que necesitan formar a sus empleados para sus necesidades específicas, y no solo para dotarlos de certificaciones estándar.

Sarita Fernandes, líder de Operaciones de Aprendizaje Inteligente, Servicios Comerciales de Capgemini, explica que el aprendizaje basado en tecnología se va a convertir en una de las principales herramientas de capacitación para las organizaciones, y se está viendo una tendencia creciente hacia la creación de métodos propios en las grandes empresas. En este sentido, están desarrollando y utilizando nuevos sistemas de gestión de aprendizaje (LMS), plataformas de experiencia de aprendizaje (LXP) y almacenes y registros de aprendizaje (LRS). Y las empresas más avanzadas están dando los primeros pasos para la incorporación de tecnologías inmersivas en el ámbito de la formación, como la realidad virtual (VR) y extendida (XR) y el metaverso.

Mediante técnicas informáticas avanzadas es posible simular todo tipo de escenarios y tecnologías del mundo real para generar experiencias de aprendizaje práctico basado en entornos virtuales. De esta forma, los trabajadores y nuevos talentos pueden aprender practicando, y no se requiere que un profesional con experiencia dedique su tiempo a supervisar constantemente su progreso. Por su parte, las personas que participan en estos planes de formación pueden seguir sus propios horarios y estilos de aprendizaje para alcanzar los objetivos de capacitación requeridos, sin necesidad de utilizar aulas físicas y destinar a empelados para que trabajen como profesores en horarios definidos.

Bajo este concepto de aprendizaje basado en tecnología los expertos se convierten en facilitadores del aprendizaje y los alumnos pueden tener un mayor control sobre su propio progreso. Esto propicia una mayor implicación de los trabajadores en su propio proceso de adquisición de conocimientos lo que, según los expertos, resulta en un mayor éxito general en la formación.

Este compromiso se puede incentivar a través de diferentes estrategias, entre ellas la gamificación, que puede resultar atractiva para muchas personas y estimular la creación de equipos y el compromiso con la formación individual y colectiva. A esto se suma la capacidad que ofrecen las nuevas tecnologías para crear comunidades digitales, estimular el trabajo colaborativo y facilitar el compartir éxitos, fracasos y mejores prácticas.

Los expertos de Capgemini opinan que los beneficios de estas nuevas formas de aprendizaje digital basado en tecnología van a ganar fuerza en los próximos años, ayudando a las organizaciones a resolver la grave escasez de talento que sufren actualmente. Principalmente se asociará a campos tecnológicos, pero con la introducción de la realidad extendida y la simulación avanzada el aprendizaje habilitado por tecnología se aplicará más a trabajos de carácter manual.