Software avanzado para la gestión de almacenes en la industria alimentaria

  • Transformación Digital

Mercadona - almacén

Las empresas del sector de alimentos y bebidas están dando pasos hacia la transformación digital, invirtiendo en soluciones que permitan ampliar el alcance de las ventas online y administrar mejor las operaciones logísticas. Entre ellas está el software avanzado de gestión de almacenes, cuya adopción entre los minoristas del sector acelerará en los próximos años, ayudando a agilizar la cadena de suministro, mejorar la trazabilidad de los alimentos y garantizar el cumplimiento normativo.

  Recomendados....

» Tendencias TI 2023 y factores que influirán en su despliegue Webinar
» Nueve formas prácticas de optimizar los costes IT Guía
» 5 aspectos a evaluar en su sistema telefónico y claves para aumentar su éxito Leer

Dentro del sector minorista, el de alimentación y bebidas es uno de los que más está tardando en abordar la transformación digital. Pero las nuevas presiones regulatorias, las complicaciones en la cadena de suministro y la necesidad de ampliar su presencia en los canales online está impulsando la digitalización. Según las investigaciones de ABI Research, para el año 2026 los ingresos de los minoristas de alimentación y bebidas alcanzará los 14,6 trillones de dólares, mientras que los de las tiendas online de alimentación superarán el trillón de dólares.

En los últimos años, el aumento de precios de los alimentos, la escasez de mano de obra y la debilidad de la cadena de suministro del sector ha puesto de relieve la necesidad de mejorar los procesos y la cadena de suministro en el sector. A esto se suma el auge de las ventas a través de Internet, que está impulsando el interés en los canales digitales. Para abordar estos nuevos retos los minoristas de alimentación y bebidas están recurriendo a las nuevas tecnologías, buscando una visibilidad integral y una mejor eficiencia operativa.

Los analistas de ABI Research destacan que una de las tecnologías que más va a expandirse en los próximos años en el sector es el software de gestión de almacenes (WMS), que podría alcanzar unos ingresos de 975,2 millones de dólares para el año 2026. Consideran que esta tecnología se convertirá en un pilar fundamental para los minoristas de alimentación que quieran mantener su competitividad en un mercado en el que está aumentando rápidamente la demanda a través de los canales digitales.

Como explica Ryan Wiggin, analista de la industria de logística y gestión de la cadena de suministro en ABI Research, en los últimos años la industria alimentaria ha mostrado una baja tasa de adopción de tecnología en comparación con otras, debido a que los productos alimentarios tienen unos márgenes muy estrechos y a la dificultad de gestionar infinidad de productos con diferentes ciclos de vida y necesidades específicas de transporte y conservación.

Pero Wiggin señala que, precisamente, “las transformaciones digitales a gran escala pueden ayudar a superar estos mismos desafíos, así como ayudar a garantizar la competitividad de precios a largo plazo y la consistencia en la disponibilidad del producto”. Y opina que de cara al futuro las empresas del sector necesitan soluciones accesibles y escalables para prosperar en un mercado tan acelerado.

Entre los retos que afrontarán las empresas de alimentación y bebidas está la escasez de mano de obra para satisfacer el aumento de demanda. En este sentido, las soluciones de software y hardware pueden ser de gran ayuda para superar las limitaciones operativas. Y los expertos destacan que la trazabilidad de alimentos a través de software que trabaja con datos de IoT, como WMS, y las torres de control de la cadena de suministro, son cada vez más sofisticadas y accesibles. Esto permitirá a las empresas que apuesten por estas soluciones reducir su dependencia del seguimiento manual y mejorar los procesos de toma de decisiones a través de una mayor visibilidad de la cadena de suministro y el stock, y de una mejor capacidad de previsión.

Por otro lado, Wiggin apunta a que la creciente presión operativa y la llegada de regulaciones como la regla 204 de FSMA impulsarán la inversión en los próximos años. Aunque los minoristas de alimentación y bebidas necesitarán adoptar estrategias de colaboración y mejora de habilidades entre sus equipos para facilitar la incorporación de estas tecnologías.

Recomienda a estas empresas que identifiquen los puntos débiles actuales y establezcan una hoja de ruta de transformación digital basada en etapas. También aconseja a los proveedores de tecnología que faciliten enfoques de adopción escalonados, con un compromiso continuo, facilitando que la distribución de la tecnología en la industria alimentaria sea equitativa y generalizada, creando un ecosistema más integrado que beneficiará a todas las partes interesadas.