Las empresas españolas retoman sus inversiones en tecnologías blockchain

  • Blockchain

Blockchain 4

Aunque la pandemia ha modificado los planes de inversión tecnológica de las empresas europeas, muchas han retomado de nuevo el gasto en blockchain, que crecerá a una CAGR del 47% hasta 2024. En el caso de España la penetración de esta tecnología en el ecosistema empresarial está en el 11%, y se espera que en estos años el gasto aumente a una tasa interanual compuesta del 52,6%.

Recomendados: 

Generando confianza en la cadena agroalimentaria con blockchain: descubre IBM Food Trust Webinar 

Cómo abordar la complejidad de un programa de Gestión de Identidades y Gobernanza Leer 

Gestión de identidades en la Educación Superior Leer 

Este año las tecnologías basadas en blockchain van a retomar su expansión en el mundo empresarial, después de que en 2020 las organizaciones se viesen obligadas a cambiar sus prioridades, dejando a un lado la inversión en esta tecnología. Pero, según los expertos de IDC Research España, en 2021 van a retomar sus planes originales e, incluso, acelerar el gasto en blockchain. En el marco europeo se espera que el mercado de esta tecnología crecerá a una CAGR del 47% hasta 2024, para cuando podría alcanzar un valor de 4.000 millones de dólares.

En la segunda edición de su estudio sobre blockchain en la empresa española, realizado en colaboración con la empresa Realsec, los expertos pronostican que la penetración de las tecnologías de cadenas de bloques en la empresa española se encuentra actualmente en el 11%, después de aumentar solo un 1% en el último año. Según Ignacio Cobisa, analista senior de IDC Research España, “las inversiones en tecnologías con menor foco en la optimización de costes o la continuidad de negocio están sufriendo cierto aplazamiento por la pandemia. No obstante, la curva de crecimiento de blockchain sigue siendo muy relevante. Especialmente en el desarrollo de servicios asociados con esta tecnología, que crecerán a una CAGR del 52,6% hasta 2024”.

Este rápido crecimiento se debe a que las tecnologías de cadenas de bloques aportan diferentes beneficios a las empresas, entre ellos la agilidad, la simplicidad y la seguridad, tanto en la gestión de la identidad digital como en las transacciones. Y en IDC destacan la importancia que tiene la seguridad en el comercio minorista y las finanzas. Otro dato interesante de su investigación es que el 45% del tejido empresarial español considera que el impacto de blockchain en su negocio ya es medio-alto, y creen que ayuda a su organización a integrarse con otros proveedores para mejorar la eficiencia y la seguridad de sus operaciones y procesos.

Aunque hay ciertos factores que lastran la adopción de blockchain en el sector empresarial, como el desconocimiento sobre los casos de uso relevantes. Y esto es un factor clave, ya que actualmente muchas organizaciones no están al corriente de que existen muchas aplicaciones fuera del tradicional ámbito financiero. Actualmente, este solo representa el 40% del total, ya que han surgido muchos casos de uso en sectores como la distribución, los servicios o el sector industrial.

En IDC Research España afirman que la variedad y el número de casos de uso han aumentad mucho con respecto al año pasado, y cada vez afectan a más departamentos y áreas del negocio. El 38% de los encuestados para este informe destaca las transacciones comerciales, y el 39% la validación de la identidad digital. Otros campos en los que blockchain está ganando importancia son la gestión de garantías, la logística de activos, la auditoría financiera, el transporte y la cadena de suministro, el registro de contratos y relaciones mercantiles, el procesamiento de datos personales y el cumplimiento normativo.

En opinión del CEO de Realsec, Jesús Rodríguez, “la nueva economía impone adoptar nuevos modelos de negocio basados en la innovación digital.  En este contexto, en el año 2020, blockchain ha empezado a percibirse como una tecnología eficiente que contribuye a reducir costes y riesgos, y como una de las principales estrategias tecnológicas que desean incorporar un gran número de empresas”.

Añade que “aunque blockchain es una tecnología bastante segura en su diseño, su incorporación en mercados y entornos regulados, como el sector financiero, el Gobierno o la Defensa, precisa incorporar cambios que mejoren las capas de criptografía para que éstas sean más robustas y resistentes a los actuales ciberataques, y a los que vendrán como consecuencia de la computación cuántica”.

Otras predicciones del informe de IDC son que, para el año 2025, el 17% de las organizaciones de logística se asociará con una empresa de servicios de integración de blockchain en plataformas de IoT, con objeto de registrar los datos intercambiados en comunicaciones M2M. Esto responde a los desafíos que han surgido en el sector de la logística y el resto de empresas involucradas en la cadena de suministro a raíz de la pandemia. Estas han comenzado a adoptar sistemas digitales para el seguimiento de los activos y para construir una cadena de suministro más conectada a nivel internacional. Por ejemplo, adoptando códigos de barras inteligentes, sistemas RFID y tecnologías de rastreo o telemática por GPS.

Según explica Ignacio Cobisa, de IDC, “estas tecnologías juegan un papel crucial al permitir impulsar operaciones más inteligentes y mejorar los procesos. Ya sea la gestión de inventario, el seguimiento del estado de los activos, el seguimiento de mercancías y envíos, o el seguimiento del estado de los equipos”. Así, un 46% de las grandes empresas se muestra a favor del uso de blockchain junto con el hardware criptográfico y el software específico para aumentar la seguridad.

Por último, el informe de IDC y Realsec revela que el 29% de las empresas españolas cree que blockchain aporta seguridad en los procesos, junto con el hardware criptográfico y el software específico. Esto en lo que se refiere a las empresas pequeñas, pero las de más de 1000 empleados el porcentaje asciende al 46%. Y un 54% de los encuestados cree que la seguridad la confiere precisamente el propio funcionamiento de las cadenas de bloques.