Aumenta la controversia por el consumo de energía de las criptomonedas

  • Blockchain

seguridad bitcoin mineria

Las criptomonedas están entrando a formar parte de la economía global y, ante su creciente importancia muchos países están preparando regulaciones sobre este tipo de activos. Pero la minería de criptodivisas requiere un consumo de energía que no para de crecer, un problema que preocupa cada vez más a los expertos y a los operadores de centros de datos, quienes reclaman un mayor control de las autoridades sobre estas operaciones.

Recomendados: 

Generando confianza en la cadena agroalimentaria con blockchain: descubre IBM Food Trust Webinar 

Cómo abordar la complejidad de un programa de Gestión de Identidades y Gobernanza Leer 

Gestión de identidades en la Educación Superior Leer 

El avance de la digitalización está impulsando el crecimiento de la industria de centros de datos, con el consiguiente aumento del consumo energético. Los operadores están cambiando su enfoque hacia una mayor sostenibilidad, buscando nuevas formas de equilibrar el aumento de su huella de TI y del rendimiento de los equipos con el consumo energético. Pero entre las muchas operaciones que se llevan a cabo dentro de un centro de datos hay algunas que generan un consumo de electricidad creciente, y una de las más destacadas en este sentido es la minería de criptomonedas, activos digitales que están expandiendo su influencia en la economía global.

En un reciente informe publicado por el Uptime Institute, organización especializada en el sector datacenter, los centros de datos y la industria de TI son un contribuyente menor, pero nada despreciable, a las emisiones de gases de efecto invernadero, debido al consumo de energía. Para mitigar el aumento del gasto inherente al crecimiento de la huella de TI a nivel global muchas empresas y gobiernos están tomando medidas para incentivar la sostenibilidad en el sector.

Pero hay un campo en el que no se está haciendo lo mismo, y es el de la minería de criptomonedas como Bitcoin y Ethereum, que son las que requieren un mayor uso de los equipos informáticos. A medida que se generan nuevas divisas el mecanismo de prueba de trabajo (PoW) empleado en el proceso requiere operaciones más complejas, lo que se traduce en cargas de trabajo más intensivas, que generan un consumo energético cada vez mayor. Esto está lastrando el progreso de la sostenibilidad en la industria de centros de datos en su conjunto, y el resto del sector demanda soluciones.

Los últimos estudios realizados indican que el consumo combinado de los centros de datos de todo el mundo alcanzó entre 210 y 400 TWh en 2020, y continúa aumentando, aunque se espera que el ritmo de crecimiento se relaje gracias a que los operadores se esfuerzan por ser más sostenibles. Pero en el caso de la minería de Bitcoin no está sucediendo lo mismo, y el gasto energético de la actividad de criptominería crece sin cesar.

Para ilustrar esto los expertos del Uptime Institute referencian un estudio realizado en abril de 2021 por el Centro de Finanzas Alternativas de Cambridge, en Reino Unido, donde se estima que la minería de bitcoin genera un consumo de 142 TWh al año. Hay otros estudios que proporcionan estimaciones similares, y diversos especialistas alertan de que el nivel de dificultad que se requiere para resolver el algoritmo PoW debe seguir aumentando para garantizar la integridad de la moneda, lo que se traduce en un coste computacional y energético en constante crecimiento.

Según las estimaciones de los expertos de Citigroup el uso de energía de bitcoin se multiplicó por 66 entre 2015 y 2020, y esta tendencia no frenará en el futuro, lo que les hace pensar que el consumo de energía que implica la minería de la criptomoneda bitcoin pronto podría superar al de toda la industria de centros de datos en su conjunto. Y existen muchas otras criptomonedas que siguen expandiéndose en la economía global.

En una encuesta realizada recientemente por el Uptime Institute, en la que consultaron a casi 400 operadores y proveedores sobre el uso de energía en la criptominería, el 44% de los entrevistados opina que se necesita una legislación para limitar la extracción de criptomonedas. Y un 20% cree que lo operadores deberían detener cualquier operación de extracción de criptodivisas hasta que se resuelvan los problemas de consumo. Asimismo, animan a busca formas más eficientes de resolver las transacciones empleadas en estas operaciones, para limitar el consumo en el futuro, algo que también podría afectar a otros usos de la tecnología blockchain.

Pero los expertos señalan que es preciso cambiar ciertos conceptos para lograrlo, ya que el público en general y los propios reguladores tienen la percepción equivocada de que la minería de criptomonedas se lleva a cabo en centros de datos pequeños. Además, actualmente existen miles de criptomonedas y otros servicios relacionados con la tecnología blockchain, y muchos cuentan con el respaldo de grandes organizaciones, que ejecutan numerosas operaciones en centros de datos y dependen de protocolos de PoW de alto consumo de energía.