El gasto en tecnologías y servicios en la nube alcanzará 1,3 trillones en 2025

  • Cloud

crecimiento_nube

Durante los próximos años las empresas seguirán migrando sus datos y aplicaciones a la nube y los proveedores incrementarán su inversión en hardware y software de nueva generación para satisfacer esta demanda. Esto impulsará el gasto en el ecosistema completo de tecnologías y servicios en la nube, que crecerá hasta alcanzar 1,3 trillones de dólares en 2025.

Recomendados: 

Conectando y entendiendo a la empresa sin fronteras Webinar

IT Trends 2021. Asimilando la aceleración digital Leer

Las organizaciones continúan su transformación hacia enfoques de negocio más digitales y la nube se ha convertido en un aliado fundamental para sostener el crecimiento de datos y aplicaciones empresariales, y para la prestación de servicios móviles y de contenido a sus clientes. El reflejo de esta tendencia está en el crecimiento desmesurado del mercado de servicios en la nube, cuyos proveedores están expandiendo su huella tecnológica en todos los mercados internacionales, una escalada que continuará en los próximos años para hacer frente a la demanda de las empresas y consumidores.

Este vasto ecosistema de la nube está convirtiéndose en un motor económico de gran envergadura, tanto para los proveedores de servicios cloud como para los fabricantes de hardware para centros de datos, los desarrolladores de software y las empresas de servicios profesionales vinculadas a la nube. Según las estimaciones de IDC, el gasto en la “nube completa”, que abarca todas estas facetas del mercado de la nube, va a crecer a una CAGR del 16,9% hasta 2025, para cuando alcanzará la friolera de 1,3 trillones de dólares.

Este cómputo contempla tanto los servicios en la nube compartidos, en la nube pública, como los dedicados, que constituyen la nube privada. Los públicos son aquellos que están disponibles para las empresas y los consumidores no relacionados, y que están diseñados de forma genérica, no para el uso específico de una empresa. Los de nube privada abarcan las suscripciones o acuerdos de servicios administrados que ofrecen los proveedores de servicios administrados, de colocación, subcontratación o en la nube a los clientes empresariales.

Rick Villars, vicepresidente del grupo de investigación mundial en IDC, comenta que “en el mundo digital de hoy, la innovación y los resultados comerciales están cada vez más vinculados a la capacidad de desarrollar y utilizar tecnologías y servicios innovadores en cualquier lugar, lo más rápido posible. La nube es la base para satisfacer esta necesidad. Industrias enteras quieren aprovechar los datos de manera inteligente para su beneficio y pueden hacerlo porque tienen un acceso más rápido a las tecnologías digitales construidas sobre una base en la nube”.

Según IDC, en el marco de la nube pública el gasto combinado en Infraestructura como Servicio IaaS, Software de Infraestructura de Sistemas como Servicio (SISaaS), Plataforma como Servicio (PaaS) y Software como Servicio (SaaS) alcanzará este año 385.000 millones de dólares. Y seguirá creciendo a una CAGR de más del 21% hasta 2025, cuando ascenderá a 809.000 millones.

El segmento de servicios de nube dedicados, que abarca la nube privada, los servicios alojados y el segmento de infraestructura de nube dedicada como servicio (DCIaaS) crecerá con mucha fuerza en estos años, a una CAGR de más del 31%, pero en 2021 sus ingresos todavía serán muy inferiores a los de la nube pública (5.000 millones de dólares). En estos años, el gasto combinado en segmentos “as a Service”, que incluyen la nube compartida como servicio y la nube dedicada como servicio, representarán la mayor parte del gasto total en la nube. IDC prevé que pasarán de representar el 55,7% del total en 2021 al 64,1% en 2025.

Mientras tanto, el gasto en hardware, software y soporte de la nube crecerá a una tasa interanual compuesta del 11,8%. Finalmente, quedan los dos segmentos que no forman parte de la categoría “as a Service”, que son los de servicios profesionales relacionados con la nube y los servicios administrados en la nube. Estos mantendrán un nivel de gasto similar al actual durante este período, aunque los servicios administrados podrían ver un aumento del gasto.

Villars concluye su informe diciendo que “dado que las empresas se centran más en los resultados en sus procesos de selección de la nube, el enfoque a largo plazo de todos los proveedores de la nube será fortalecer sus relaciones con la empresa, no con la TI, desde el dispositivo hasta el borde, la red y el núcleo”.