El gasto de los usuarios finales en la nube pública crecerá un 23% en 2021

  • Cloud

crecimiento-nube

Las estimaciones de Gartner son que en 2021 el gasto de los usuarios finales en la nube pública crecerá un 23,1%, alcanzando unos 332.300 millones de dólares en todo el mundo. Esto es reflejo de la tendencia de las empresas a migrar a la nube, reduciendo al mínimo la TI local, algo que viene produciéndose desde hace unos años, pero que se ha acelerado a consecuencia de la pandemia.

Recomendados: 

Ya vivo en la nube, ¿y ahora qué? Mejores prácticas para desenvolverse en entornos híbridos Webinar

Por qué las plataformas de edge cloud complementan el enfoque multi-cloud Leer

Cloud Migration: Apuesta por el futuro de tu organización en la nube Leer 

El año pasado las empresas recurrieron más que nunca a la nube para enfrentarse a la crisis generada por la pandemia, con sus diferentes etapas de confinamiento. Esto supuso que en 2020 el gasto mundial en servicios de la nube pública creció hasta alcanzar unos 270.000 millones de dólares. A medida que las organizaciones han ido aumentando el uso de la nube para habilitar nuevas capacidadse de colaboración y de trabajo remoto y mejorar su resiliencia empresarial, los líderes se han dado cuenta de las numerosas ventajas que aportan estas tecnologías, frente a la TI local.

Esto hará que a partir de 2021 muchas empresas consoliden sus estrategias de migración a la nube, lo que elevará de nuevo el gasto mundial en este mercado. Las últimas estimaciones de Gartner son que ese año el gasto de los usuarios finales en la nube pública crecerá un impresionante 23%, hasta alcanzar unos 332.300 millones de dólares. Según Sid Nag, vicepresidente de investigación de Gartner, “los eventos del año pasado permitieron a los CIO superar cualquier reticencia a trasladar cargas de trabajo de misión crítica desde las instalaciones a la nube. Incluso sin la pandemia, seguiría habiendo una pérdida de apetito por los centros de datos”.

Añade que “las tecnologías emergentes como la contenerización, la virtualización y la informática perimetral se están volviendo más comunes e impulsan un gasto adicional en la nube. En pocas palabras, la pandemia sirvió como un multiplicador del interés de los CIO en la nube”. Las previsiones de Gartner son que la categoría de Software como Servicio (SaaS) seguirá siendo el segmento más importante del mercado de la nube pública, con previsiones de alcanzar 122.600 millones de dólares este año, gracias a que la gran demanda de aplicaciones componibles requiere un tipo diferente de experiencia SaaS.

Aunque el mayor crecimiento se dará en la modalidad de Infraestructura como servicio (IaaS) y de Escritorio como Servicio (DaaS), que incrementarán los ingresos en un 38,5% y un 67,7%, respectivamente. Esto se debe a que los CIO se enfrentan a grandes presiones para escalar la infraestructura que habilita la migración de cargas de trabajo a la nube, y las modalidades de trabajo híbrido. Según explica Nag, “es importante tener en cuenta que el uso y la adopción de la nube que sirvió bien a las empresas durante la crisis actual no se verá igual en los próximos años”.

Opina que el mercado continuará evolucionando, pasando de encargarse de la migración de infraestructura y aplicaciones a otras modalidades, que “combinan la nube con tecnologías como la inteligencia artificial, Internet de las cosas y 5G, entre otras”. Explica que “la nube servirá como el pegamento entre muchas otras tecnologías que los CIO quieren utilizar más, permitiéndoles dar un salto hacia el próximo siglo, a medida que abordan casos de uso más complejos y emergentes”, por lo que se convertirá en un mercado disruptivo en los próximos años.