El gasto en infraestructura en la nube creció con fuerza el año pasado

  • Infraestructura

Cloud negocio

Durante el año pasado las empresas incrementaron mucho el gasto en servicios de infraestructura en la nube, reduciendo al mínimo la inversión en equipos para su centro de datos local. Esta tendencia ha ido progresando en la última década, pero la pandemia de 2020 ha acelerado esta transición, ya que en un solo año el gasto ha aumentado en un 35%, quedando muy por encima del gasto on-premise.

Recomendados: 

Ya vivo en la nube, ¿y ahora qué? Mejores prácticas para desenvolverse en entornos híbridos Webinar

IT Trends 2021. Asimilando la aceleración digital Leer

Cloud con confianza Leer 

Las organizaciones están apoyándose más que nunca en los servicios cloud para sostener el negocio y avanzar en la transformación digital, lo que en los últimos dos años ha provocado que la inversión empresarial en la nube supere a la de TI local. Pero, como explican los expertos de Synergy Research Group en su último informe, el año pasado el gasto en infraestructura en la nube aumentó un 35%, alcanzando unos 130.000 millones de dólares. Mientras tanto, el gasto en TI empresarial on-premise se contrajo en un 6%, quedando en unos 90.000 millones.

Así se ha consolidado el cambio de posiciones que comenzó en 2019, cuando ambas categorías estaban al mismo nivel en cuanto al gasto empresarial. Ya se veía claro que la nube superaría a la TI local, pero la pandemia ha impulsado este cambio en todo el mundo. Según los expertos, el año pasado el gasto en servidores, almacenamiento, redes, seguridad y software para el centro de datos empresarial se contrajo mucho, aunque ciertas categorías siguieron creciendo.

Principalmente los segmentos de software de virtualización, los conmutadores Ethernet para el centro de datos y la seguridad de la red. Mientras tanto, la participación de los servidores en el mercado total de TI para centros de datos se mantuvo estable, mientras que el almacenamiento perdió peso relativo. En el ámbito de la nube los segmentos que más han crecido en la última década han sido en el marco de PaaS, sobre todo bases de datos, IoT y analítica. Por su parte, la categoría de IaaS se mantuvo más o menos estable, y los servicios de nube privada administrada perdieron participación en el gasto empresarial.

John Dinsdale, analista jefe de Synergy Research Group, comenta que “en los últimos diez años hemos visto un aumento dramático en las capacidades de las computadoras, aplicaciones empresariales cada vez más sofisticadas y una explosión en la cantidad de datos que se generan y procesan, lo que resulta en una necesidad cada vez mayor de capacidad del centro de datos. Sin embargo, el 60% de los servidores que se venden ahora van a los centros de datos de los proveedores de la nube, y no a los de las empresas”.

Dinsdale explica que, cuando las empresas necesitan más potencia informática para administrar sus datos y ejecutar aplicaciones comerciales, pueden ampliar su centro de datos o recurrir a los servicios de la nube pública. Y en la última década han mostrado una preferencia creciente por la nube, que se ha acentuado en 2020. Aunque en los próximos cinco años no esperan ver una reducción drástica del gasto en sus propios centros de datos, sí prevén un aumento rápido del gasto en la nube, que servirá para sostener la mayor parte del crecimiento digital de las empresas.