Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El coste del Dirty Data para las empresas está aumentando

  • Gestión del dato

Centro de datos

Uno de los problemas a los que se enfrentan las organizaciones ante la transformación digital proviene del uso de datos incorrectos, incompletos o desactualizados, conocidos como Dirty Data. Esta información ha aumentado considerablemente en los últimos tres años y en 2019 representó el 82% del total de datos manejados por las empresas, un problema que tuvo un coste de 321 millones de euros.

A medida que las empresas manejan más datos se hace más complicado separar el grano de la paja, ya que los datos falsos, incompletos o desactualizados están aumentando a un ritmo difícil de manejar. Esta información errónea, denominada Dirty Data, ha aumentado en las empresas españolas un 57% anual entre 2017 y 2019, llegando a representar el 82% del total, una cifra más que alarmante, y que complica el uso de las bases de datos.

Recomendados: 

Informe IT Trends: 2020, el año de la consolidación digital Leer

Ciberseguridad en 2020, ¿qué podemos esperar? Registro

Tendencias TI 2020, visionando el futuro. Webinar ondemand.

Estos datos no son simples errores, sino que muchas veces provienen de información mal introducida por los propios usuarios en los formularios que alimentan las bases de datos, de forma accidental o intencionada. Pero los datos correctos también pueden volverse “falsos” al desactualizarse cosas información como el domicilio o las vías de contacto. Los más comunes son la edad, la localización y la dirección de email, este último con peores implicaciones para la organización.

Como resultado del crecimiento general de los datos está aumentando la cantidad de empresas que se sienten desbordadas por la dificultad que supone recopilar, procesar y almacenar toda la información de uso empresarial. Pero a esto se suma el factor añadido de la información falsa, que debería cribarse antes de ser aceptada, pero que muchas veces se incluye sin más en las bases de datos.

Pero la mayor parte de las organizaciones españolas desconoce que este problema constituye un factor de peso en la pérdida de efectividad de las estrategias digitales. Así lo refleja el último estudio realizado por la empresa Hocelot, en el que se afirma que el problema del dirty data provoca cada año unas pérdidas económicas de unos 321 millones de euros. Otros datos de interés son que el 8% de los españoles miente al rellenar un formulario o deja al menos un dato falso cuando le solicitan datos personales a través de Internet. Y que el 61% de los datos erróneos provienen de hombres, mientras que el 39% de las mujeres.

Según Antonio Camacho, CEO de Hocelot, a raíz de sus investigaciones están “percibiendo una mayor concienciación entre las empresas para implementar soluciones que les ayuden a identificar qué datos son incorrectos y limpiar y optimizar así sus bases de datos”. Añadió que “esto también tiene beneficios directos sobre los clientes finales, que ven como los productos que les ofrecen las empresas se ajustan mejor a sus necesidades reales”. Pero esto no mitiga la dimensión del problema, ya que manjar un 82% de información falsa supone un gran riesgo de cara a enfocar mal las estrategias digitales.