Los departamentos de finanzas necesitan replantear su inversión en analítica

  • Gestión del dato

Analitica_analisis_datos_3

A partir de este año, muchos líderes financieros se preparan para ampliar el alcance de sus carteras de análisis de datos, lo que podría suponer inversiones innecesarias y excesivas. Esto se debe a que no son conscientes de cómo la organización ha ido adquiriendo capacidades avanzadas en materia de datos, y herramientas avanzadas de analítica que van mucho más allá de las finanzas.

Recomendados: 

IT Trends 2021. La TI salva el negocio Webinar

Cómo abordar la complejidad de un programa de Gestión de Identidades y Gobernanza Leer

Soluciones de conmutación para el centro de datos Leer 

La analítica de datos es una tecnología fundamental para las finanzas en la era digital, y los líderes de la industria han actualizado sus capacidades y han invertido mucho en herramientas de análisis en los últimos años. A raíz de la pandemia las capacidades digitales y de análisis han cobrado aún más importancia para las organizaciones, por lo que los líderes de los departamentos financieros se preparan para incrementar sus inversiones en análisis. Pero, según los expertos de Gartner, se arriesgan a hacer gastos innecesarios en tecnología que ya se está usando en la organización.

Esto podría suceder porque en muchos casos los lideres financieros pretenden ofrecer nuevas formas de análisis a la organización, más enfocadas a nivel comercial, empleando estrategias de precios o planificación de capacidad. Pero no son conscientes de que en paralelo la empresa ha logrado un mayor acceso a los datos desde otras áreas, y ya cuenta con herramientas sofisticadas para analizar estos datos.

En opinión de Alexander Bant, jefe de investigación de Gartner, “esto presenta un riesgo de que las finanzas inviertan en exceso en capacidades analíticas, en un momento en que los socios comerciales dependen cada vez menos del equipo de planificación y análisis financieros (FP&A) para recibir soporte. Esta es una situación que conducirá a la duplicación y a una menor confianza en qué conjunto de resultados de análisis es el correcto”.

Esta es la conclusión que se extrae de una encuesta realizada recientemente a 127 líderes financieros, en la que se revela que los tomadores de decisiones de negocio ya estaban obteniendo una cantidad de datos cada vez mayor sobre el rendimiento y las operaciones comerciales, más allá del departamento financiero. Por ello, se mostraban cada vez más dispuestos a utilizar fuentes de datos ajenas a las finanzas como recurso, cuando los datos financieros no están disponible a tiempo.

Como explica Bant, “los planes de transformación financiera deben incorporar un mayor énfasis en el gobierno y la calidad de los datos en toda la empresa, y la voluntad de reducir las capacidades analíticas que están infrautilizadas o que ya están operativas en otras funciones”. Y comenta que la duplicidad de fuentes de datos y de resultados de analítica implica una sobreinversión innecesaria que puede dañar la relación con los inversores y clientes.

Por ello, Gartner recomienda que se auditen las diferentes formas de análisis que utiliza la empresa, tanto propias como de terceros, identificando cuáles tienen un ROI cuestionable a los ojos del personal de FP&A. Para ello se pude solicitar a estos profesionales que identifiquen las formas de análisis que experimenten una baja demanda o que requieran demasiado tiempo para ofrecer resultados.

A continuación, recomiendan duplicar la gobernanza de los datos de rendimiento de las operaciones, y no la síntesis de estos datos. La idea, según Gartner, es promover una estrategia de lo que denominan “versiones suficientes de la verdad”, en vez del enfoque actual de “una única fuente de verdad”, que no refleja la realidad actual, en la que las fuentes de datos son cada vez más complejas y diversificadas.

Bant concluye que “los líderes financieros que no logran ajustar el tamaño adecuado de sus carteras de análisis corren el riesgo de una duplicación creciente y de aumentar la confusión en torno a la interpretación correcta de los análisis, lo que en última instancia pone en riesgo la reputación de las finanzas como asesor confiable sobre los datos económicos del negocio”.