Ecosistemas de datos más colaborativos para expandir el beneficio empresarial

  • Gestión del dato

inteligencia artificial_security

El volumen de datos que manejan las empresas crece a medida que avanzan en la transformación digital, y sacarles partido para potenciar el negocio se vuelve más complicado. Pero aquellas que comparten, intercambian y colaboran con otras organizaciones en un ecosistema de datos moderno están obteniendo más beneficios, lo que impulsará la evolución de estas plataformas en los próximos años.

Recomendados: 

Entendiendo la Era del dato: tecnologías y propuestas para gestionar la "datificación" Webinar

Cómo elegir una base de datos para tus aplicaciones móviles Leer 

Las empresas digitalizadas generan y recogen cantidades cada vez mayores de datos, que sirven para comprender mejor el mercado y mejorar la rentabilidad y eficiencia del negocio. Pero esta información no solo es útil para ellas, sino que también puede ayudar a sus socios, por lo que muchas organizaciones están desarrollando un ecosistema el que los datos se comparten e intercambian, colaborando con otras para generar un beneficio mutuo. Se está demostrando que esta estrategia es muy inteligente y ventajosa para las empresas, por lo que en los próximos años se va a expandir, incrementando los beneficios para todas las partes implicadas.

Una investigación realizada por el Instituto Capgemini corrobora esta afirmación, y señala que las organizaciones que siguen este camino, fomentando un ecosistema de datos desarrollado, pueden obtener unos beneficios de hasta 940 millones de dólares, equivalente al 9% de los ingresos anuales para una organización media con una facturación anual de 10.000 millones. Esta cifra corresponde a un conjunto de beneficios cuantificables que provienen del ahorro de costos, de nuevas fuentes de ingresos surgidas del trabajo con esos datos y de las mejoras de productividad.

Los responsables de este estudio calculan que las organizaciones que participan en ecosistemas de datos más complejos y colaborativos obtienen una ventaja financiera del 10% frente a las que no siguen este camino. Aunque, por ahora, el 61% de las empresas se ha involucrado en un ecosistema de datos basado sobre todo en el intercambio, con bajos niveles de colaboración real, y solo el 39% está transformando los conocimientos obtenidos de los datos en una ventaja competitiva que se pueda mantener.

Esto se debe a que la idea principal que lleva a las organizaciones a involucrarse en un ecosistema de datos es que estos se pueden monetizar, lo que está elevando el nivel de interés en el 54% de las empresas. Esto se debe a que, hasta ahora, los ecosistemas de datos han tenido un impacto positivo medible en las organizaciones, que han logrado un aumento del 15% en la satisfacción del cliente, de un 14% en la productividad y eficiencia operativa, y de un 11% en la reducción de costes. Según los expertos, el potencial de esta forma de utilizar la información abarca mucho más que solamente los beneficios económicos, pero la mayoría de organizaciones esperan, como mínimo, mantener este nivel de mejora en los próximos tres años.

Para lograrlo, una de cada cuarto empresas invertirá más de 50 millones de dólares en ecosistemas de datos en los próximos dos o tres años y un 76% invertirá más de 10 millones. Capgemini calcula que la inversión medida será de unos 40 millones, pero habrá notables diferencias regionales y sectoriales. Por ejemplo, en la industria de telecomunicaciones el 55% de las empresas invertirá más de 50 millones, mientras que en la banca lo hará el 43%. En el otro extremo están las organizaciones gubernamentales y del sector de la salud, donde un 7% y un 18%, respectivamente, invertirán más de 50 millones. En términos regionales, las empresas de Estados Unidos liderarán la inversión en general, con más de un tercio planeando invertir más de 50 millones de dólares en ecosistemas de datos.

A pesar de que la motivación principal es seguir beneficiándose como hasta ahora, la investigación de Capgemini muestra que un 48% de todas las empresas encuestadas quiere entrar en nuevos ecosistemas o iniciativas. Un 84% de ellas tiene pensado hacerlo en los próximos tres años, y un 36% está trabajando para fortalecer sus iniciativas existentes. Eso sí, el 61% continúa participando en los ecosistemas de datos tradicionales, que implican bajos niveles de colaboración y un método de intercambio sencillo, pero que generan poco valor a todos los niveles. Y solo el 14% de las empresas ha apostado por modelos de ecosistema de datos más colaborativos, que se basan en formas más complejas de intercambiar información.

En su informe, el director general de Insights & Data de Capgemini, Zhiwei Jiang, explica que “los datos se sitúan en el epicentro de la innovación. Las organizaciones que ya están aprovechando su potencial están viendo los claros beneficios que puede aportar el intercambio de datos. Ahora están buscando más allá de las fuentes tradicionales de datos, como los agregadores de datos y los disruptores de datos, para encontrar ideas relevantes y de buena calidad que impulsen nuevas ideas, decisiones de negocio y, lo más importante, para ampliar su ventaja competitiva”.

Pero para lograr los objetivos más ambiciosos en cuanto a los ecosistemas de datos modernos, los expertos y el 56% de los entrevistados para este estudio afirman que hacen falta plataformas de intercambio que puedan controlar adecuadamente los derechos de acceso a la información. Solo así se puede garantizar un uso correcto, no intrusivo y que garantice el anonimato de los propietarios de los datos, respetando las complejas y cada vez más restrictivas regulaciones sobre el uso de la información.

Este informe incluye una serie de recomendaciones para las organizaciones que quieran ampliar el tamaño y alcance de sus ecosistemas de datos teniendo en cuenta esta cuestión. Destacan que se debe formular una estrategia consistente de datos, tomando decisiones que condicionen el diseño del ecosistema. Además, deben crear un plan de implementación claro que puedan poner en marcha, buscando mantener las ventajas que ya les proporciona su ecosistema de datos. Y, muy importante, aconsejan ser proactivos a la hora de abordar las cuestiones relativas a la privacidad, la ética, la confianza y el cumplimiento normativo, lo que garantizará la viabilidad del futuro ecosistema de datos a nivel mundial.