Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La industria automotriz se transforma gracias a nuevas tecnologías de imagen

  • Infraestructura

Coche

Los fabricantes de vehículos están evolucionando sus productos con rapidez para adaptarse a las nuevas capacidades tecnológicas que demandan los usuarios, y uno de los avances que más está transformando la industria es la tecnología de imagen. Las cámaras se han convertido en un elemento imprescindible en los coches actuales, y en 2018 se ha alcanzado un volumen total de 3.000 millones de unidades en todo el mundo, una cifra que seguirá incrementándose en los próximos cinco años.

Estas son algunas de las cifras que recoge el último estudio realizado por la firma Yole Développement, que afirman que los envíos de sensores de imagen para la industria de la automoción llegaron a 124 millones de unidades, lo que permitió alcanzar la cifra total de 3.000 millones de unidades en circulación. Y las previsiones son que entre 2018 y 2024 esta cifra crecerá a una CAGR del 11%, permitiendo llegar a 5.700 millones de unidades.

Esto se debe a que la capacidad de registrar imágenes se ha convertido en una tecnología fundamental para cualquier vehículo actual, y en los últimos cinco años la industria se ha volcado en la incorporación de sensores de imagen en sus nuevos modelos. Al principio se trataba de un extra, pero poco a poco se está convirtiendo en una tecnología básica, que es la base de los asistentes de aparcamiento, de los sistemas de seguimiento de carril o de alerta ante posibles colisiones. Y, en un futuro, formarán parte indispensable de los sistemas de conducción autónoma, junto con las tecnologías de posicionamiento GPS y la conectividad 5G.

Actualmente, el 40% del mercado corresponde a las cámaras ADAS, que según los expertos verán un incremento en su adopción entre los principales fabricantes de automóviles. Y, con la introducción de la inteligencia artificial en el ecosistema del transporte conectado, se espera que las cámaras cobren aún más presencia en los vehículos, que se servirán de tecnologías como el reconocimiento de imagen por ordenador para contextualizar en tiempo real las condiciones de la vía, tomando decisiones en base a lo que el coche es capaz de “ver”.

Esto está impulsando toda una nueva categoría de tecnologías de captación de imagen, procesamiento, almacenamiento y transmisión de datos especialmente enfocadas al sector automotriz, que está generando grandes oportunidades de negocio a los fabricantes de semiconductores que se están enfocando en estos segmentos. Al mismo tiempo, incrementa la necesidad de una TI diseñada especialmente para trabajar con la gran cantidad de información que generarán los vehículos conectados y autónomos. Y también de infraestructuras de red capaces de mantener la conexión permanentemente con los vehículos, a fin de garantizar que los sistemas operan adecuadamente, y que los datos de los usuarios y de los propios vehículos se transmiten de forma eficiente y segura.

Como señala en el estudio Perre Cambou, miembro de la firma Yole, “Como la primera aplicación de computación de borde a gran escala, la imagen para automoción se ha posicionado como un punto clave para las tecnologías de imagen durante la transición de las aplicaciones de imagen a las de detección. Las nuevas funcionalidades y las nuevas tecnologías están transformando hoy a toda la industria automotriz”.

El informe también recoge la opinión de los investigadores sobre la evolución de las cámaras para vehículos, que han pasado de ser solo una cámara de visión trasera y una ADAS delantera, a todo un ecosistema de captación de imágenes muchos más complejo, algo que obliga a la industria a abordar otros retos tecnológicos. En este sentido, Yohann Tschudi, analista de tecnología y mercado de Yole, dijo que “Por ejemplo, en el lado de visualización del mercado, las cámaras de visión envolvente anhelan la expansión en los mercados de gama baja, lo que debería cambiar el número de ISP. Luego están las cámaras de reemplazo de espejos, también llamadas ‘espejos electrónicos’ que requieren antiparpadeo y HDR. Es por eso que el rendimiento técnico debería trascender con creces las cámaras de visión actuales”.

Estos son solo algunos ejemplos de cómo la tecnología de captación de imágenes para vehículos está transformando la industria de la automoción, pero en el futuro la proliferación de nuevas tecnologías vinculadas al uso que se hace de las imágenes continuará introduciendo nuevos desafíos para los fabricantes.