Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Se prepara un nuevo estándar para el hogar conectado

  • Infraestructura

hogar digital

Los principales actores implicados en la industria del hogar inteligente acaban de firmar un acuerdo para crear un grupo de trabajo con el fin de crear un estándar abierto para la conectividad e interactividad de estos dispositivos. Así, Google, Apple, Amazon y la Zigbee Alliance se han unido a otros importantes fabricantes de tecnología, en un movimiento que proporcionará mucha más libertad a los clientes.

Uno de los problemas que enfrentan la mayoría de tecnologías emergentes es la falta de estandarización que, cuanto más tarda en llegar, más lastra el avance del mercado. Para evitar que suceda esto en el nuevo ecosistema del hogar conectado e inteligente, un entorno con enormes oportunidades de mercado, las principales empresas implicadas sean unido para crear el proyecto Connected Home over IP, un grupo de trabajo que permitirá estandarizar las tecnologías de comunicación entre dispositivos, favoreciendo al mercado y a los consumidores.

Los impulsores han sido Amazon, Google, Apple y la Zigbewe Alliance, responsables de anunciar la creación de este grupo de trabajo. Pero a ellos se han sumado otras grandes empresas tecnológicas relacionadas con el hogar digital, como Samsung Smart Things, NXP Semiconductors, Schneider Electric, IKEA, Silicon Labs, Somfy, Resideo, o Signify (anteriormente Philips Lighting), entre otras. El objetivo de esta iniciativa es desarrollar y promover la adopción de una forma de conectividad estandarizada y abierta, que en el futuro permita habilitar la interacción entre diferentes dispositivos y plataformas, con la seguridad como base fundamental.

Al mismo tiempo, persigue simplificar el desarrollo para los fabricantes e incrementar la compatibilidad para los usuarios, acabando con el aislamiento que se está dando actualmente entre diferentes proveedores de servicios para el hogar. Basándose en el protocolo de internet (IP), se pretende crear un ecosistema más abierto en el que servicios, aplicaciones y dispositivos puedan trabajar en común, con la seguridad que exigen los usuarios.

Lo interesante de este proyecto es que sienta las bases para una mayor apertura en otros entornos en los que están proliferando tecnologías similares a las del hogar conectado, como son los vehículos autónomos, el transporte público o el propio espacio de trabajo, que en un futuro cercano será una extensión de la vida digital de muchas personas. Y este avance también supondrá una gran oportunidad para los proveedores de dispositivos conectados y servicios inteligentes para el entorno empresarial, que podrían combinar las soluciones de distintos fabricantes.