Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Estados Unidos y Corea del Sur serán los líderes en conexiones 5G para 2025

  • Infraestructura

5G redes movil

En los próximos seis años el volumen de conexiones 5G crecerá hasta unos 1.500 millones, y se espera que en este tiempo Estados Unidos y Corea del Sur se conviertan en los líderes mundiales. Esto se logrará gracias a la llegada masiva de dispositivos finales 5G al mercado, pero también a la disponibilidad de nuevos sistemas TI 5G, como los puntos de acceso inalámbricos fijos.

La industria quiere acelerar al máximo la implementación de las redes 5G para dar vida a estas nuevas redes, que finalmente parece que sí tendrán usos profesionales, dando vida a mercados de servicios e infraestructuras de los que lleva hablándose mucho tiempo. En opinión de los expertos de la firma de investigación especializada Juniper Research, para el año 2025 el volumen de conexiones 5G habrá crecido hasta 1.500 millones, un crecimiento enorme con respecto a los 5 millones contabilizados en 2019.

Recomendados: 

Informe IT Trends: 2020, el año de la consolidación digital Leer

Ciberseguridad en 2020, ¿qué podemos esperar? Registro

Tendencias TI 2020, visionando el futuro. Webinar ondemand.

Esto supone un aumento del 150% interanual durante los próximos 6 años, lo que generará importantes oportunidades para diferentes mercados, tanto de infraestructura como de servicios basados en 5G para consumidores y empresas. Los principales mercados regionales que los expertos identifican para este tiempo son Estados Unidos y Corea del Sur, que en su opinión se situarán como líderes en volumen de conexiones 5G. Sus estimaciones son que el rápido crecimiento en la adopción de 5G en estos países les llevará a acaparar el 75% de todas las conexiones 5G del mundo para finales de 2020, una tendencia que continuará durante los próximos años.

Esto se logrará gracias a las estrategias de precio agresivas de los operadores en estos dos países, cuyo objetivo es llevar a cabo la transición a 5G lo antes posible, pudiendo ofrecer a sus clientes una mejor conectividad a un mejor precio. Aunque, en opinión de los analistas, esta estrategia tiene una contrapartida importante, y es que prolongará el tiempo necesario para alcanzar otro de los grandes objetivos de la industria. Este no es otro que el retorno de sus enormes inversiones en las infraestructuras que darán vida a las redes 5G, cifras muy elevadas que tardarán en recuperarse.

Pero, al parecer, los operadores de estos países han preferido este camino a otros más lentos, como el que están siguiendo en Europa. Aquí, los operadores están más preocupados por maximizar los ingresos iniciales de 5G a través de políticas de suscripción premium sobre los anteriores servicios 4G. Ante esta estrategia, los expertos recomiendan a estos países que se esfuercen en expandir la cobertura 5G mediante nuevas estaciones base. Esto permitiría maximizar la propuesta de valor de 5G, justificando esos precios elevados para los clientes. En caso contrario, podrían acabar ralentizando la transición a la nueva tecnología, perdiendo en competitividad por una estrategia que no podría competir con la de otros operadores.

Porque mientras los proveedores piensan en el retorno operativo, los usuarios ven cada vez más cerca 5G, y quieren tener las capacidades mejoradas que promete esta nueva iteración de la tecnología móvil, eso sí, a un precio que merezca la pena. Por ello, los responsables de esta investigación recomiendan a los operadores de telecomunicaciones que tengan en cuenta los próximos lanzamientos de enrutadores FWA (acceso inalámbrico fijo), que permitirán desplegar capacidades 5G en la última milla de forma inmediata.

En palabras de Andrew Knighton, autor de este informe de Juniper Research, “esperamos que 5G se use para más de 5 millones de conexiones de banda ancha para fines de 2020. Los operadores deberán proporcionar 5G con un ancho de banda y latencia que coincida o exceda los servicios actuales de Internet. De lo contrario, corren el riesgo de perderse esta valiosa nueva fuente de ingresos”.