Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Nuevos satélites para ampliar la red de datos satelital de Elon Musk

  • Infraestructura

SpaceX

Los planes de la empresa SpaceX para crear una red de datos satelital continúan avanzando, gracias a la reciente instalación de 60 nuevas unidades. Con este último lanzamiento ya ha logrado colocar en órbita un total de 182 satélites, acercándose poco a poco a su objetivo de crear una red formada por unos 12.000 aparatos, que se utilizará para proporcionar una red de datos de baja latencia.

Está claro que el concepto de redes satelitales reúne todo lo necesario para convertirse en el futuro de Internet, ya que permitirá prescindir de muchas de las infraestructuras que se necesitan actualmente para proporcionar cobertura de alta velocidad y baja latencia, y permitirá llevar estas capacidades a casi cualquier ubicación. Aún falta mucho tiempo para que las redes globales dependan totalmente de los satélites, pero varias empresas están creando las primeras infraestructuras de nueva generación destinadas a un uso comercial.

Recomendados: 

Informe IT Trends: 2020, el año de la consolidación digital Leer

Ciberseguridad en 2020, ¿qué podemos esperar? Registro

Tendencias TI 2020, visionando el futuro. Webinar ondemand.

En las últimas décadas han existido algunas redes satelitales, pero su uso ha sido de ámbito gubernamental, para realizar trabajos de investigación y para ciertos usos comerciales bastante limitados. Pero no se han creado verdaderas redes de datos similares a Internet hasta que la industria ha concebido el concepto de redes satelitales de órbita baja. Este tipo de infraestructuras son vastas constelaciones de satélites interconectados con tecnologías para comunicarse entre sí y con los receptores de tierra.

Funcionan de forma análoga a las redes celulares convencionales, pero solo se requieren unos pocos enlaces con tierra en toda la red. Además, los propios satélites son más pequeños, económicos y versátiles que los caros y complejos equipos que se emplean para otros sistemas que operan en órbitas más elevadas, como por ejemplo los que se usan para el posicionamiento GPS, la defensa y otros usos de las agencias gubernamentales.

Una de las compañías más volcadas en esta tecnología es SpaceX, la empresa de tecnología aeroespacial creada por Elon Musk, que está embarcada en la construcción de la red Starlink. Han planificado que esta infraestructura contará con 12.000 satélites para dar cobertura a Estados Unidos, de los cuales ya ha logrado instalar un total de 182 unidades. Para ello se está sirviendo de sus cohetes Falcon-9, en los que puede transportar un total de 60 satélites, y el último lanzamiento se llevó a cabo el pasado día 6 de enero desde las instalaciones de Cabo Cañaveral, en Florida.

El objetivo de la compañía es proporcionar una red de banda ancha en varias regiones de Estados Unidos para mediados de 2020. Y durante este año planea lanzar un total de 24 misiones, logrando instalar un total de 2.000 satélites cada año. Posteriormente, una vez que haya logrado completar la red que operará en EEUU, afirman que podrían ampliar la cobertura de su red a nivel global, con un total de 42.000 satélites.