Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La robótica móvil muestra su utilidad en la ayuda contra el coronavirus

  • Infraestructura

IA - industria manufacturera

Los robots móviles de nueva generación están proporcionando una ayuda indispensable en las instalaciones médicas donde se combate contra el coronavirus. Y, según una reciente investigación sobre el uso de la robótica en la industria sanitaria, para el año 2021 los casos de uso probados ahora ayudarán a que el mercado general de robótica alcance un valor de 23.000 millones de dólares.

Como ya destacan desde las principales organizaciones de investigación y fomento de las tecnologías de robótica, estas máquinas están jugando u papel muy importante en el ámbito sanitario a raíz del coronavirus, y ahora un estudio de la firma ABI Reseach corrobora estas afirmaciones con datos. Sus estimaciones son que para el año 2021 el mercado general de robótica alcanzará unos 23.000 millones de dólares, y buena parte de ello se deberá al progreso que está experimentando actualmente la robótica móvil en el campo de la atención sanitaria.

Las medidas de seguridad impuestas para evitar el contagio del COVID-19 hacen que las capacidades de los actuales robots móviles sean especialmente adecuadas para tareas como la desinfección, la monitorización y la vigilancia. Y también para otros trabajos fundamentales para la operativa diaria, como es la manipulación y el transporte de material de forma segura y aséptica.

Recomendados: 

WEBINAR >> Teletrabajo: productividad, flexibilidad y seguridad a pleno rendimiento Registro 

WEBINAR >> Autenticación y gestión de identidades, el nuevo perímetro de seguridad Registro

En palabras de Rian Whitton, analista senior de ABI Research, “las crisis cambian las percepciones sobre lo que es posible con respecto a la inversión y la acción transformadora por parte de los actores privados y gubernamentales. Para cuando haya pasado la pandemia del COVID-19, los robots se integrarán en una variedad de aplicaciones y mercados”. Esta percepción se basa en que los fabricantes de robots están comenzado a aprovechar la oportunidad de lanzar nuevos modelos pensados para los servicios públicos, especialmente los relacionados con la sanidad.

De hecho, las ideas que hasta hace poco eran una gran innovación, como la desinfección mediante luz ultravioleta, desarrollada por la empresa danesa UVD Robots, está encontrando otras vías de desarrollo, y ya hay compañías embarcadas en sistemas similares para la desinfección de aviones. Otra categoría de máquinas que está convirtiéndose en vital en estos tiempos de crisis sanitaria por la pandemia es la de drones, que están siendo utilizados para vigilar la observancia de las medidas de confinamiento y para mejorar la seguridad.

Esto está generando importantes oportunidades para las empresas de la industria aeroespacial y de drones, que están incrementando sus ventas a agencias gubernamentales. Según la investigación de ABI Research, el mercado de drones pequeños para entregas podría alcanzar los 414 millones de dólares para el año 2021, creciendo hasta unos 10.400 millones para el año 2030.

Otro punto clave para el mercado de robótica es que países como Estados Unidos están tratando de superar su dependencia de China en la fabricación de todo tipo de productos. Para lograrlo necesitan impulsar y reforzar su propio tejido industrial, lo que supone enormes inversiones de capital privado y público. Y aquí es donde entra e juego la robótica, ya que las organizaciones y los gobiernos apostarán más por las nuevas tecnologías de robótica, que les permitirán mejorar los procesos, economizar recursos y ser más competitivos en la economía interna y externa.

En este sentido, la actual crisis supone una oportunidad, porque la cadena de suministro global está seriamente afectada por el riesgo de contagio, y cada país está haciendo valer toda su capacidad y todo su ingenio para valerse por sí mismo y producir productos de primera necesidad. Furto de estos esfuerzos, los expertos creen que muchos países van a impulsar la industria nacional de robótica, algo que se podrá comprobar en los próximos años.

Ante esta perspectiva, Whitton recomienda que “los actores industriales desarrollen soluciones personalizadas para casos de uso que no sean de fabricación, o busquen construir soluciones integrales para permitir una ampliación en la fabricación de suministros médicos. Para los proveedores de robótica móvil y las compañías de software que apuntan a mercados más incipientes, esto representa una gran oportunidad para resaltar la importancia de la robótica para hacer frente a emergencias nacionales, así como para mitigar el shock económico”.