Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El mercado 5G de consumo se ralentiza, mientras que el empresarial sigue creciendo

  • Infraestructura

5G redes movil

Desde hace tiempo se preveía que el retorno de las inversiones de los operadores en 5G provendría más de las aplicaciones empresariales que del gran consumo, algo que se está acentuando por la pandemia. Según los expertos, la actual crisis ha causado una contención del incipiente mercado de 5G para los consumidores, mientras que se está acelerando la adopción empresarial.

El coronavirus está revolucionando muchos mercados, y uno de ellos es el de las telecomunicaciones, que antes de la crisis tenía previsto el despliegue comercial de 5G para este año, y que ahora se enfrenta a cambios importantes. Desde hace tiempo, los expertos de la industria se han dado cuenta de que 5G tendrá más importancia en el mundo empresarial que en el del gran consumo, y que de ahí provendrá el mayor retorno de las inversiones en infraestructura que están realizando para el despliegue de las nuevas redes.

Recomendados: 

WEBINAR >> Vídeo colaboración y reuniones virtuales para una comunicación efectiva Registro 

WEBINAR >> Automatización Inteligente de Procesos para asegurar la continuidad del negocio Registro

Pero con la llegada de la pandemia los consumidores se han visto afectados por una crisis que les lleva a contener al máximo el gasto, más aún cuando no perciben que 5G les vaya a proporcionar una gran mejora con respecto a sus actuales necesidades en materia digital. A pesar de que la irrupción del coronavirus a incrementado su demanda de servicios digitales, esta se circunscribe más al ámbito doméstico, y apenas al ecosistema de comunicaciones móviles.

En el futuro se proyecta varios casos de uso de 5G de consumo que pueden tener un papel importante en el mercado, pero la realidad es que las aplicaciones empresariales serán las que más podrá aprovechar las capacidades mejoradas de la quinta generación de redes móviles. Y esto ya se está notando en las cifras de crecimiento de ambos segmentos, como queda recogido en el último informe de ABI Research. En este documento, los expertos señalan que los operadores de telecomunicaciones han experimentado un aumento del tráfico global de entre el 30% y el 40%, tanto del tráfico fijo como móvil.

Como explica Dimitris Mavrakis, Director de Investigación de ABI Research, “parece que, hasta ahora, las redes de telecomunicaciones están haciendo frente a la situación, y las medidas de sobreaprovisionamiento que los operadores han estado desplegando sus redes están dando sus frutos. La velocidad percibida por el usuario y la experiencia del usuario pueden haber disminuido, pero las redes siguen funcionando a un nivel aceptable”.

Pero la incertidumbre económica y la falta de confianza de los consumidores va a frenar la transición a 5G en el mercado de consumo, que cifran en un descenso del 10% en 2020 con respecto a las previsiones anteriores a la pandemia. Pero los verdaderos efectos de esta contención se verán en 2021 y 2022, a través de una mayor timidez de los consumidores a la hora de realizar el cambio a 5G. Pero, mientras tanto, el mercado empresarial probablemente seguirá un camino opuesto.

Mavrakis destaca que “5G en China muestra nuevos casos de uso que brindan verdaderos beneficios a las empresas”. Por ejemplo con iniciativas como el despliegue de 5G realizado por China Mobile en el hospital Huoshenshan de Wuhan. Según explicó, “el operador afirma que la red se completó en 3 días, incluida la planificación de la red, un estudio del sitio, el diseño, la instalación de fibra para la red de retroceso y el despliegue y puesta en marcha de la estación base. La red 5G proporcionó conectividad confiable de alta velocidad para que el personal de atención médica realice sus tareas y permitió nuevos casos de uso, como la recopilación de datos, el diagnóstico remoto y la monitorización remota”.

También destaca el éxito que está demostrando la combinación de la conectividad 5G con otras tecnologías, como por ejemplo la IA, en entornos donde se realiza una monitorización exhaustiva y una gran recopilación de datos. Esto ya se está comprobando en varios lugares donde la lucha contra la pandemia se ha realizado apoyándose en las nuevas tecnologías (entre ellas 5G), lo que servirá como ejemplo para muchas industrias, no solo la de la salud.

Como comenta Mavrakis en su informe, “el uso de 5G durante la pandemia ha ilustrado que la nueva tecnología puede proporcionar beneficios tangibles a muchas empresas verticales, y las más importantes son los servicios de salud y seguridad pública”. Según su visión, “los primeros casos de uso demostrarán a varias empresas verticales que 5G puede proporcionar rápidamente conectividad a nuevas áreas y permitir casos de uso que antes no eran posibles. Por ejemplo, 5G puede proporcionar nuevos casos de uso, como control remoto de temperatura, comunicación constante para socorristas, traslado de pacientes, clínicas ambulatorias y hospitales temporales, y redes de reutilización”.