Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Las conexiones móviles a través de WiFi han aumentado durante el confinamiento

  • Infraestructura

Wi-FI movilidad

Como no podía ser de otra forma, el confinamiento en los hogares ha llevado a que los usuarios aprovechen más las redes inalámbricas domésticas para conectarse a Internet desde el móvil. Por ello, el consumo de WiFi desde los smartphones ha aumentado un 65% desde que comenzó la crisis, mientras que el tráfico en las redes de telefonía celular ha crecido un 12%.

Una de las consecuencias que está teniendo el confinamiento en las tendencias de consumo de los españoles es que estando en sus hogares, la mayoría de los ciudadanos ha aprovechado su conexión a Internet doméstica para acceder desde sus dispositivos móviles. Esta forma de ahorrar datos de las tarifas móviles siempre se ha usado, pero ahora ha tenido más sentido que nunca, ya que las personas se han visto recluidas en sus casas durante un tiempo prolongado.

Recomendados: 

WEBINAR >> Vídeo colaboración y reuniones virtuales para una comunicación efectiva Registro 

WEBINAR >> Automatización Inteligente de Procesos para asegurar la continuidad del negocio Registro

Según una reciente investigación realizada por Weplan Analitics, una empresa dedicada a la medición de calidad de las redes, que ha recogido los datos de 2 millones de dispositivo (de forma anónima) entre marzo y abril, el consumo de WiFi doméstico desde dispositivos móviles ha crecido un 65%. Esto tiene mucho que ver con el aumento del consumo de ciertos servicios digitales, especialmente de comunicaciones móviles y videoconferencia.

Según este informe, solo en la primera semana de marzo los consumidores españoles incrementaron el tiempo que permanecían conectados a sus redes wifi domésticas, que pasó a un 55% del día. Y durante la primera semana de abril se registraron picos de hasta el 78%, coincidiendo con los días de Semana Santa, y el día de más consumo fue el 5 de abril, cuando la media de consumo de datos a través de WiFi alcanzó los 877,26 megabits, un aumento considerable frente a los menos de 500 megabits anteriores al confinamiento.

Estos datos muestran cómo las redes domésticas han contribuido decisivamente a que los ciudadanos hayan podido pasar lo peor de la pandemia aprovechando todo tipo de servicios digitales, tanto para el trabajo como para el ocio y las comunicaciones. Pero esto no ha tumbado el consumo de datos en las redes de telefonía celular, que ha crecido un 12% entre la primera semana de marzo y abril. Esta cifra resulta algo sorprendente para los investigadores, ya que a su vez han constatado una reducción del tiempo de conexión de los terminales móviles a las torres de telefonía.

Sea como fuere, y más allá de las diferencias de consumo entre clientes de distintos operadores, estos han tenido que reforzar sus redes de fibra para soportar el aumento del tráfico. Como destacan en esta investigación, ya en abril Orange anunció el aumento de un 20% en su cobertura nacional de fibra óptica, y un crecimiento de las inversiones destinadas a la implementación de WiFi 6, que permitirá multiplicar por 3 la velocidad de conexión inalámbrica en los hogares.

Como comentó Pablo Reaño, consejero delegado y fundador de Weplan Analytics, “ahora que estamos en un lento desconfinamiento, debemos ver cómo se comportan los usuarios: si se mantiene la demanda en la fibra o los datos de red recuperan su cuota. Creemos que el consumo de wifi se reducirá ligeramente, pero no volverá al nivel pre-confinamiento en el corto plazo, porque hay muchas personas teletrabajando y todavía se pasa más tiempo en casa para evitar riesgos”.