Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Este año se duplicará el gasto en infraestructura de red 5G

  • Infraestructura

5G

Se espera que este año el mercado de infraestructura de redes 5G crezca con fuerza, duplicando las cifras del año pasado e incrementando su participación el mercado de infraestructura inalámbrica local. Esto se debe a que la competencia entre proveedores de servicios de comunicaciones les está llevando a incrementar el gasto en infraestructura, una tendencia que se mantendrá en lo que resta de año.

Recomendados: 

Las ventajas de la tecnología 5G Leer 

La era de la conectividad Webinar

Los expertos de Gartner han analizado el mercado de infraestructura inalámbrica local, y afirman que este año los ingresos totales van a descender un 4,4%, hasta unos 38.100 millones de dólares. Pero mientras tanto, el segmento de infraestructura 5G va a crecer un 96% con respecto a 2019, alcanzando unos 8.127 millones de dólares, e incrementando su participación en el total del mercado de un 10,4% en 2019 a un 21,3% en 2020. Según comenta Kosei Takiishi, director senior de investigación en Gartner, “la inversión en infraestructura inalámbrica continúa ganando impulso, ya que un número creciente de CSP está dando prioridad a los proyectos 5G mediante la reutilización de activos actuales, incluidos los anchos de banda del espectro radioeléctrico, las estaciones base, la red central y la red de transporte, y la transición del gasto LTE / 4G al modo de mantenimiento”.

En su opinión, uno de los principales factores que está impulsando el gasto en infraestructura 5G es que los primeros usuarios de redes 5G están haciendo que la competencia entre proveedores de servicios de comunicaciones. Además, afirma que “los gobiernos y los reguladores están fomentando el desarrollo de redes móviles y apostando a que será un catalizador y un multiplicador para el crecimiento económico generalizado en muchas industrias”. Y este comportamiento de los CSP también está acelerando la adopción de la tecnología 5G entre las empresas de telecomunicaciones.

Desde Gartner señalan que el nuevo ecosistema basado en Open RAN (O-RAN) y vRAN (RAN virtualizada) podría acabar con el actual bloqueo de los proveedores y fomentar la adopción de 5G, gracias a que en el futuro permitirá ofrecer productos 5G rentables y ágiles. Así, los analistas prevén que los principales proveedores de comunicaciones en “la Gran China” (China Taiwan y Hong Kong), otros mercados maduros de Asia Pacífico, Japón y Norteamérica lograrán una cobertura 5G del 95% para el año 2023. En opinión de Takiishi, “a pesar de que las tasas de crecimiento de la inversión en 5G fueron ligeramente más bajas en 2020 debido a la crisis de la COVID-19 (excluyendo la Gran China y Japón), los CSP en todas las regiones están cambiando rápidamente el gasto, dirigiéndolo hacia la construcción de la red 5G, y 5G como plataforma”.

Además, señala que la Gran China se ha convertido en la región que lidera el desarrollo y la implementación de 5G, acaparando el 49,4% de la inversión mundial en esta región durante este año. Esto se debe gracias a que China fabrica equipos 5G muy rentables, cuenta con patrocinio del gobierno y con menos barreras regulatorias que en otros países, lo que facilita que los CSP locales puedan avanzar en la implementación de las nuevas redes. Aunque, según Takiishi, hay otros países que están avanzando en la adopción temprana de 5G, que no se quedarán atrás.

De cara al año que viene, Gartner pronostica que la inversión en 5G seguirá creciendo, aunque con más calma, aprovechando que las poblaciones de menor tamaño también querrán contar con acceso a las redes 5G. Los CSP aprovecharán la oportunidad que brinda la demanda en ciudades grandes y pequeña para seguir expandiendo sus redes 5G, y se prevé que el gasto en esta tecnología superará a 4G/LTE para 2022. Finalmente, los expertos afirman que los CSP irán añadiendo capacidades 5G SA (Standalone) a sus primeras redes no autónomas (NSA), y prevén que para 2023 el 15% de los proveedores de comunicaciones en todo el mundo operarán redes independientes de las infraestructuras 4G preexistentes.