Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La recesión económica no impedirá el crecimiento del mercado de transporte óptico

  • Infraestructura

fibra, cable, teleco, redes

El avance de la transformación digital está obligando a aumentar la velocidad y la extensión de las redes de fibra óptica que se extienden por todo el mundo, tanto dentro de los países como entre continentes. Esta tendencia va a continuar durante los próximos años ya que, a pesar de la recesión económica, las redes seguirán evolucionando para satisfacer la creciente necesidad de datos en todo el mundo.

Recomendados: 

El impacto económico de cloud networking Leer 

Inteligencia Artificial, ¿cómo lo aplico en mi empresa? Webinar ondemand

Desde que comenzó la pandemia la economía mundial se ha visto ralentizada, y ahora vendrá una etapa de recesión que afectará al comportamiento de la mayoría de mercados globales. Pero por otro lado ante las dificultades de la crisis ha aumentado el uso de tecnologías digitales, y muy especialmente el consumo de todo tipo de servicios de Internet y basados en la nube. Gracias a esto ciertos mercados tecnológicos van a sobrellevar mejor la próxima recesión, y uno de ellos es el de transporte óptico.

Esto se debe a que el crecimiento digital va a continuar en los próximos años y, a pesar de que pueda reducirse la inversión en el futuro cercano, las redes ópticas que interconectan el mundo van a seguir evolucionando. Las últimas estimaciones de los investigadores de Dell’Oro Group son que en los próximos cinco años este mercado seguirá creciendo hasta alcanzar un valor cercano a los 18.000 millones de dólares, impulsado por el aumento de personas que recurren al aprendizaje y el trabajo remotos.

Segú su opinión, la necesidad de un mayor ancho de banda será el principal factor que motivará el crecimiento del mercado de transporte óptico, que está compuesto principalmente por sistemas DWDM. Aunque los expertos también señalan una serie de desafíos a corto plazo, que están relacionados con las dificultades que se están produciendo en el suministro, la distribución y la instalación de los equipos y las redes de fibra óptica.

En el camino hacia un mayor ancho de banda, los expertos señalan que en estos próximos cinco años van a expandirse las tarjetas de 800 Gbps, que comenzaron a llegar al mercado a principios de 2020. Las previsiones de Dell’Oro son que para 2024 casi el 30% de los envíos en el mercado serán de tarjetas de línea de esta velocidad, mientras que la mitad del total corresponderá al estándar de 400 Gbps. Y a partir de 2024 la industria espera tener listo el siguiente nivel de esta tecnología, que proporcionará una capacidad de 1,2 Tbps.