Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

A un paso de la primera red de Internet satelital

  • Infraestructura

SpaceX

Con el último lanzamiento realizado la semana pasada, la compañía SpaceX está lista para realizar las primeras pruebas de lo que será una nueva generación de redes satelitales de órbita baja, que podría comenzar sus operaciones a finales de año. Pero se enfrenta a dificultades por la competencia que podría generar OneWeb, que tiene prioridad en la utilización de la banda de comunicaciones reservada para estas redes.

La semana pasada se completó con éxito un nuevo lanzamiento de satélites Starlink de la firma SpaceX, con el que la compañía creada por Elon Musk está a solo un paso de iniciar las operaciones de una nueva red satelital de datos, que proporcionará acceso a internet de banda ancha en todo el territorio de Norteamérica. Como explican los analistas de Futurum Research, este lanzamiento es una muestra más del valor que tienen las iniciativas privadas en el campo de las tecnologías aeroespaciales.

Con este nuevo lanzamiento se han posicionado otros 57 satélites en la constelación de SpaceX, lo que permitirá comenzar con las primeras pruebas piloto en lo que resta de verano. Esto es fundamental para cumplir con la hoja de ruta prevista por la compañía, que pretende lanzar su versión beta antes de final de año.

Por otro lado, los expertos destacan cómo estos esfuerzos privados están sirviendo a más de un propósito, ya que teniendo en cuenta la dificultad y el coste de posicionar infraestructuras en el espacio, estas misiones se están usando paralelamente para otros usos, como trasladar equipamiento adicional para la exploración espacial y para otros proyectos privados que involucran la colocación de satélites en el espacio.

Mientras tanto, otras empresas privadas están trabajando en el mismo campo en otras regiones, destacando la británica OneWeb, que a pesar de haber perdido el apoyo financiero ha seguido buscando financiación para seguir completando su constelación de 648 satélites, de los cuales por ahora solo ha posicionado en órbita 74. Pero su situación de bancarrota podría revertirse si continúan las operaciones de estímulo económico que han iniciado desde el propio gobierno británico para revertir su situación de quiebra.

Esto supone aportar 500 millones de dólares, que se sumarán a otros 500 provenientes de un conglomerado privado, con los que podría rescatarse OneWeb de la quiebra definitiva. Como explican los expertos de Futurum Research, esto tiene implicaciones adicionales, ya que OneWeb tiene prioridad sobre el uso de la banda de frecuencias destinada a este tipo de redes satelitales, y si la empresa logra superar la crisis, mantendrá sus derechos, obstaculizando el avance de SpaceX.