El avance de IoT y 5G impulsa la venta de equipos electrónicos de prueba y medición

  • Infraestructura

IoT empresa

Muchas industrias están adoptando las tecnologías basadas en el concepto de Internet of Things para adquirir nuevas capacidades de automatización e inteligencia en sus procesos. Esto supone desplegar redes de dispositivos conectados que deben funcionar en sintonía, y para que todo funcione correctamente es preciso utilizar equipos de medición y prueba, cuyas ventas están creciendo rápidamente.

Recomendados: 

Inteligencia Artificial, ¿cómo lo aplico en mi empresa? Webinar

Cómo abordar la complejidad de un programa de Gestión de Identidades y Gobernanza Leer 

Las soluciones basadas en el concepto de Internet of Things están proliferando en numerosas industrias, desde la fabricación a la logística, la salud, el transporte personal y comercial o el comercio minorista, y en la próxima década se van a convertir en uno de los pilares de la automatización inteligente y la transformación digital en muchos sectores. Pero la introducción de estos nuevos dispositivos añade mucha complejidad a la gestión de la TI, y se requieren nuevas estrategias y técnicas para garantizar que todo funciona bien.

En muchos casos, el despliegue de IoT conforma una constelación de dispositivos y sistemas conectados entre sí, que deben funcionar en sintonía, y es muy complicado lograr que todo esté bajo control. Para ello, se emplean equipos electrónicos de prueba y medición (T&M), específicamente diseñados, que facilitan y agilizan el trabajo de revisión y gestión, que ahora incorporan las nuevas tecnologías de comunicaciones 5G, además de otras como bluetooth o diferentes sistemas de radiofrecuencia.

La importancia de contar con estos sistemas es mayor cuanto más amplios son los despliegues de IoT y 5G, por lo que los expertos creen que en los próximos años las ventas de estos aparatos van a crecer rápidamente. Según la última investigación publicada por Frost & Sullivan, el avance de 5G y la implementación de IoT ayudará decisivamente a este mercado, que para el año 2025 podría alcanzar un valor de 18.940 millones de dólares. Esto se logrará tras una corta etapa, en 2020, en la que el mercado ha descendido un 0,7% a causa de la pandemia, un factor que en su momento fue negativo pero que va a ayudar a impulsar la automatización, principal motor del despliegue de IoT.

Prabhu Karunakaran, analista industrial de Frost & Sullivan, comenta en su informe que “los instrumentos electrónicos de prueba y medición encuentran una utilización significativa en aplicaciones de investigación, desarrollo de productos, creación de prototipos, fabricación y pruebas de campo”. Pronostica que “los equipos de prueba automática de semiconductores (ATE) probablemente serán el principal generador de ingresos, debido al gran tamaño del mercado, la creciente demanda de los usuarios finales y la evolución de las tecnologías de electrónica de consumo”.

Y prevé que “los equipos de prueba de radiofrecuencia (RF) representarán la segunda mayor oportunidad de ingresos, impulsada por las continuas inversiones en I + D en comunicaciones y otras verticales, tanto programas actuales como futuros en 5G y 6G, y la comercialización de 5G”. Además, en su informe pronostican que la vertical del usuario final automotriz se va a convertir en un pilar importante del mercado de T&M a largo plazo, acompañando el progresivo avance de los vehículos autónomos.